sábado, 2 de enero de 2016

¿Cómo se puede criticar la bajada del IBI cuando es una reclamación social histórica?

Ver comentarios

Entre las entradas que tenía previstas a partir del 7 de enero, estaba dar una explicación a los lectores sobre la bajada del IBI. En nuestra publicación de facebook, los comentarios han sido muy favorables a esa reducción del 10%. Pero parece que hay algunos (CIU y CUP) que, por diferentes motivos, no están de acuerdo en que se baje el IBI.

Durante 4 años el blog ha contado con la participación de una persona que estuvo en el ayuntamiento durante unos cuantos años y conoce al dedillo tanto las triquiñuelas de unos y otros y también el funcionamiento de las cuentas públicas. En el blog firmaba como Groucho.

Los motivos de la CUP para no estar de acuerdo con la bajada de IBI, para el que decían que había que hacer un estudio y otras cosas, los vamos a respetar. Es su primera entrada en el consistorio en toda la historia de Calafell y ellos sabrán si lo más importante es dar soporte a Askapena, a los refugiados o preocuparse de lo que interesa a los vecinos de Calafell. Ellos pedían, por ejemplo, que se impusiera un recargo del 50% a los pisos permanentemente desocupados pero no se fijaron en que el ayuntamiento lleva meses negociando con los bancos para que las viviendas vacías pasen a ser ocupadas por familias pagando un alquiler social. Más de 460 viviendas ha localizado ya el ayuntamiento y tienen el listado terminado.

Pero lo que no se sostiene y me da asco y repugnancia es la hipocresía y falsedad de CIU, CDC (o como se llamen ahora) dado que su historia con el tema del IBI y la deuda del ayuntamiento ha sido un constante atraco al bolsillo del vecino y una tomadura de pelo. Se oponen a la reducción del IBI con unas explicaciones que no se sostienen y ahora les explico. (Olivella, que cobra dos sueldos, uno como portavoz de CIU y otro como enchufado en la diputación de Tarragona.... que cobra más que el alcalde actual de Calafell). Qué guay.

Primero: ¿qué beneficios aporta la bajada del IBI a los calafellenses? Pues para los que pagan un IBI, digamos reducido, de 400 euros al año, serán sólo 40 euros. Es una reducción pequeña, pero un logro del ayuntamiento ya que, en el pasado año, 78 municipios tarraconenses revisaron al alza el catastro y eso se traducirá en un catastrazo (como sucedió en Cunit) y en una subida de IBI si el ayuntamiento correspondiente no revisa el tipo de gravamen. Calafell ha hecho ahora lo contrario, reducir la presión fiscal.


Para los que pagan más IBI (por una casa se llegan a pagar cifras que marean, de 2000 a 3000 euros al año) significa menos presión. Lo que quiero destacar es que a los empresarios de Calafell, los negocios de hostelería, que pagan auténticas SALVAJADAS (por ejemplo, Hotel Solimar 76.000 euros al año) eso les supone una reducción importante y destinar ese dinero a mejoras, contratación temporal en verano y menos presión fiscal con la crisis que hay.

CIU engañó 3 veces a los calafellenses.

PRIMERA
La primera fue cuando en 2010, estando en la oposición, ponían el grito en el cielo diciendo que había que rebajar el gravamen y no había que subir el IBI. El gobierno de Jordi Sánchez lo desestimó.

En 2011, CIU entró a gobernar en Calafell y nos dieron la gran sorpresa: subieron todo:

Olivella y el equipo de gobierno aumentaron considerablemente la presión fiscal en Calafell. En la aprobación de las ordenanzas fiscales del 2012 subió, de forma importante, la basura, el agua, el alcantarillado, las ocupaciones de la vía pública, las terrazas de establecimientos y comercios y el resto de tasas en general. Era la fórmula Olivella: para dar los servicios a la población, subir los impuestos o tasas a los ciudadanos!

La tasa de la basura subió un 14%. La tasa del alcantarillado un 11'62% (los hoteles pasaron a pagar más por habitación y los ciudadanos más con el recibo del agua). La tasa del agua subió un 7'65%.  

La tasa por terrazas de bares y restaurantes un 23%. La ocupación del espacio público con mesas y sillas con finalidad lucrativa, es decir, terrazas de bares, heladerías y restaurantes, se aumentó entre un 23% y un 24%, en función de su ubicación. Así, un establecimiento de restauración con una terraza de 20 metros cuadrados, por ejemplo, ubicado en el Paseo Marítimo pasaba de pagar 358'60 euros a pagar 443'20 euros al año, 84'60 EUROS más en 2012. En el resto de calles del municipio, en función de su categoría, se aumentaron los importes en la misma proporción o muy similar. La tarifa mínima en primera línea pasó de 30 euros a 75 euros, un aumento del 250%. Para el resto de calles, el aumento fue desde el 260% (en la segunda categoría) hasta el 300% (en la cuarta categoría), pasando por el 275% (en la tercera). Así, una terraza, en el casco histórico de Calafell Pueblo podía llegar a pagar hasta un 300% más, si paga el mínimo estipulado. Por lo tanto, se penalizó a aquellos negocios que están sufriendo la crisis con mayor presión fiscal.

La ocupación de la vía pública aumentó un 10%.El resto de tasas aumentaron un 3%. 

Luego dijeron que congelaban impuestos todo el mandato. ¡Claro! la subida la hicieron el primer año y a vivir... a vivir del bolsillo de los ciudadanos. 

Y llegó el decreto Rajoy, que permitió a los ayuntamientos subir el IBI un 10%. ¿Y que hicieron los convergentes? subirlo en 2012.  Podían haberlo evitado fácilmente ya que ese decreto permitía bajar coeficientes. Pero no lo hicieron. Groucho lo explicó muy bien en esta entrada.

Hagan números y verán que el ayuntamiento convergente, desde el primer año, empezó a recaudar a saco. Y a llenar la saca. Se olvidaron de lo que prometían estando en la oposición.

SEGUNDA
La deuda que dicen que va a generar esa bajada del IBI es una falacia. Ellos mantuvieron la subida del 10% del IBI, decretada por el Gobierno Central para el 2012, durante el 2013, 2014 y 2015 . Y siempre, cada año, tenían remanentes positivos ("superávit"), a final de cada ejercicio. Para que lo entiendan, estaban obligados por el gobierno a reducir la deuda del ayuntamiento y la manera más fácil fue subirnos la presión fiscal en impuestos y tasas. Así, sacándole la pasta al contribuyente, es muy fácil reducir la deuda. ¿qué hago para reducir la deuda, controlo el gasto y administro bien? Nooo, le meto un palo tras otro al vecino de Calafell y luego digo que he hecho un gran esfuerzo para reducir la deuda. Pagan los de siempre, los ciudadanos. Y el ayuntamiento, con superávit. 

La actual bajada del IBI supondrá una reducción de los ingresos municipales de aproximadamente 2 millones de euros que obligará a ajustar los gastos. También supondrá que los ingresos corrientes se destinen al gasto corriente y no a inversión. Por este motivo, lo que se va a a hacer es asumir unos préstamos anuales para poder asumir la inversión necesaria, pero por el mismo importe de las amortizaciones de los préstamos actuales. Esto supondrá que tampoco se incremente el endeudamiento, anualmente. Y el ayuntamiento está en un buen porcentaje que no hace sufrir por su situación económica. Es decir, se pedirá un crédito anual, equivalente a la cantidad que se amortiza de los préstamos vigentes. Esta cantidad es, aproximadamente, de unos cinco millones de euros anuales. Según el criterio de número de habitantes, el núcleo de Segur dispondrá de dos millones por año, el bloque del Pueblo y la Playa, de dos millones más, y las urbanizaciones, de un millón.

TERCERA
El voto en contra de CIU significa que no cambian su idea de políticas sociales antisociales. Y, además, el ayuntamiento no puede endeudarse porque, por ley, no se permite. Esto también lo explicó Groucho en el blog, en esta otra entrada. Puede que se les haga pesado leerla, pero ahí se ofrecen números sacados directamente de la auditoría que encargó CIU para demostrar que las cuentas del ayuntamiento estaban mal y, como les salió el tiro por la culata porque salió que estaban bien, nunca más se volvió a hablar de esa auditoría (que por cierto costó 40.000 euros y la pagamos todos).

Matrimonios jubilados, con las míseras pensiones de hoy, que compraron su casita cuando era asequible (en los 60, 70 y 80) se han visto obligados a malvender una vivienda pagada porque no podían mantener un IBI cercano a 3.000 euros en estos últimos años. Casas que han visto como en 15 años el IBI no paraba de subir pero, desde 2008, el valor de la vivienda no. Y otros vecinos están escandalizados porque, en 12 años, por ejemplo.....



Recordemos también un caso, vinculado al famoso catastrazo de Cunit. En la manifestación que hubo en aquellos tiempos, Julián Sánchez, un jubilado de 77 años, enarbolaba una pancarta "Catastrazo no". Su vivienda sufrió la revisión catastral en pleno boom inmobiliario. Con su pensión de 700 euros no podía pagar el IBI. Calafell no ha sido diferente a ello para muchos jubilados.



La revisión catastral de Calafell se hizo en pleno boom. Los que compraron su vivienda entre 2000 y 2007, se encuentran con que el valor catastral es más alto que el valor real, que el precio de venta es inferior a lo que les costó realmente y pagan un IBI desmesurado. Desde 1979, CIU ha gobernado Calafell entre 1979 y 1983, 1987 a 1999, 2003 a 2007 y 2011 a 2015. Y siempre, siempre, han subido los impuestos. Y ahora se oponen a la bajada.

¿Alguien cree que bajar el IBI no es una medidad social y que beneficia a todos los calafellenses?

Siempre que este blog publica alguna información lo hace dando toda la documentación y cifras posibles, algunas que nunca han estado al alcance del ciudadano porque la transparencia en las cuentas de Olivella (y en todos los gobiernos anteriores del color que fueran) nunca ha existido.

Una vez leído todo esto, los lectores tienen la información necesaria para que no les tomen el pelo.

En otra entrada les voy a explicar algo que también es importante para los vecinos en lo que se refiere a impuestos y servicios. El nuevo gobierno de Calafell no sólo permitirá, mediante la participación ciudadana (que se está estructurando desde el inicio del mandato) que los vecinos decidan a dónde van a parar los impuestos; también hará un reparto más equitativo entre lo que aporta cada núcleo y lo que recibe en inversiones. Entre todos decidiremos dónde va el dinero de los impuestos. Cada núcleo tendrá una asignación económica anual para inversiones, proporcional a su número de habitantes. El gobierno de Calafell planteará propuestas al Consejo Ciudadano, y viceversa. Pero serán los ciudadanos de cada núcleo los que decidirán en qué se invierte y qué se hace primero. Esta fórmula ayudará a relegar a la historia los agravios que siempre ha habido entre los diferentes núcleos de Calafell.