martes, 12 de enero de 2016

La Generalitat no cumple con la financiación y el ayuntamiento de Calafell debe recurrir a un fondo estatal


El Ayuntamiento de Calafell presentará candidatura a un nuevo fondo creado por el gobierno central para financiar proyectos de desarrollo urbano sostenible integral (DUSI). Con esta fórmula, Calafell aspira a conseguir dinero para terminar el proyecto de remodelación del casco antiguo, que se encuentra en un 30% de su ejecución, ante las EL INCUMPLIMIENTO de la Generalitat para cumplir con su parte del Plan de Barrios aprobado en 2010.

De hecho, según ha informado el Ayuntamiento, la Generalitat no ha llegado a transferir ni un solo euro de las obras y actuaciones ya ejecutadas, que hasta hoy han significado una inversión de más de un millón de euros. El Plan de Barrios se ha prorrogado, pero no podrá hacerlo más, ni el gobierno catalán se compromete con ninguna fecha para los pagos.

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, explica que "quedan por hacer algunas de las actuaciones más importantes, o por lo menos de más coste, y tener que hacerse cargo de la mitad de la Generalitat nos causaría muchas dificultades económicas, más si no hay nuevas prórrogas y tenemos que poner todo el dinero en poco tiempo ".

Ferré añade que "por eso hemos estado buscando alternativas para hacer un empujón definitivo y creemos que el fondo DUSI cuadra perfectamente con los objetivos del proyecto de remodelación del casco antiguo, sobre todo en el sentido de darle dinamismo social y económico".

Hasta ahora, se ha ejecutado 
- la museización del Castell de la Santa Creu
- la adecuación de las calles y espacios públicos más cercanos a la fortaleza, así como buena parte de los proyectos sociales.  

Pero quedan pendientes tres de las principales actuaciones viarias: 
- la remodelación de las calles Jesús, Mar y Principal, que afectan ejes viarios básicos del casco antiguo. 

También están a la espera dos grandes obras en equipamientos existentes: el edificio El Sindicat y la histórica pista polideportiva situada a los pies del Castell.

El actual equipo de gobierno ha querido aprovechar el impasse del proyecto para replantear la actuación en el edificio El Sindicat. En el proyecto original, este casona debía acoger un centro cívico. Sin embargo, las actividades culturales y de las entidades se han ido trasladando en los últimos meses en la Masía de Cal Bolavà, un complejo que ya contaba con los servicios y equipamiento necesario y se podía disfrutar de inmediato. En el edificio El Sindicato se propone ahora crear una biblioteca municipal.

La otra actuación en materia de equipamientos, la de la pista polideportiva, consistirá en cubrir de forma que quede como un pequeño pabellón polideportivo. La cubierta no afectará las visuales desde y hacia el Castillo ni las del vecindario. Además, annexament se levantará una sala dedicada a gimnasio. Este equipamiento será básicamente deportivo, pero también recogerá el espíritu de una sala de barrio, como las que habían existido hasta hace unos años en el casco antiguo, y que podrá acoger otras actividades.Proyecto turístico

Un proyecto de hace media década que quiere reactivarse con el fondo estatal es la Ruta de Al Mansur, una iniciativa de turismo histórico y cultural que uniría Calafell y Córdoba. Esta ruta pasa por los espacios de la península donde se dirimía el conflicto entre cristianos y musulmanes, a partir de un hallazgo arqueológico en Calafell (unos silos de gran capacidad) que los historiadores vinculan con la logística de las incursiones del caudillo musulmán Al-Mansur en el siglo X. Esta ruta pasa por seis comunidades autónomas y sería la más larga después del Camino de Santiago y de la Ruta de la Plata.