martes, 25 de septiembre de 2012

CAP Calafell - Quejas de los pacientes


CAP de Calafell. Un señor mayor de 70 años llega con un día lluvioso y un buen dolor de espalda. Se encuentra a las 7.15 con la puerta cerrada. Al final le dejan pasar a sentarse porque le duele la espalda pero el resto de las personas que esperan para coger tanda, se quedan fuera, mientras sigue lloviendo. Si empiezan a dar hora para el médico a partir de las 8 ¿qué hace ese hombre a las 7.15?

Pues lo que todas las personas mayores de Calafell, hacer cola para no tener que esperar 30 días para que el médico pueda visitarlo a él y a su mujer.


El sistema es lo que funciona mal, no los médicos que, tras una guardia de 24 horas empalman con varias horas más de atender una larga lista de pacientes, ni tampoco el resto del personal sanitario que va desbordado pero ya se quejaron el año pasado y poco caso les han hecho.

El sistema... es el siguiente: cada día, de lunes a viernes, hay unas visitas que se pueden coger para que el médico de cabecera te vea esa misma mañana. Se puede reservar por internet, por teléfono o en persona en el mismo CAP. A las personas mayores no les hables de internet porque muchas no saben a ciencia cierta ni qué es ni cómo funciona un ordenador. Y aunque lo supieran, no tienen en su casa ni ordenador ni línea fija. Hoy día, muchas personas mayores "pasan" del fijo porque un móvil con cuota de 6 euros al mes les sale más barato que una línea fija. No están los tiempos para gastos. E internet en xarxatecla.cat a veces dice que ya tienes visita programada cuando no es así (y de todas formas sólo se puede acceder a pedir visita partir de las 8 de la mañana, igual que en el mismo CAP).

Otra opción: por teléfono, y esto lo ven todos los pacientes, se puede llamar a partir de las 8 y lo que sucede es que la misma persona que atiende la larga cola también atiende el teléfono de manera que entre paciente y paciente de la cola atiende una sola llamada de teléfono. Y a esperar. El resultado es que siempre comunica a esas horas. Y que sólo 2 o 3 puede que consigan una visita.

¿Y qué más? Pues hay más. Presentarse en el CAP. Y ahí empiezan las quejas de las personas mayores. Ellos llegan a las 7, otros un poco más tarde, para poder asegurarse que ese día les visitará SU médico de cabecera. Si llegan a la cola a las 8 o más tarde, ya no hay ni una sola visita libre ese día. Y según cómo, les dan visita para ver al médico un mes más tarde. No tiene nada que ver con las urgencias. Hay que hacer cola.

El problema es que las puertas del CAP las tienen cerradas hasta las 7.30. Da igual que fuera llueva, haga sol o caigan chuzos de punta. No entra nadie hasta las 7.30 y las personas mayores no entienden de estar tanto rato de pie y menos si el tiempo no acompaña.

Eso es lo que comenta el señor, indignado, con la rabia y el cabreo a la española, de quejarse pero no hacer nada al respecto.

En las fotos pueden ver el CAP, cerrado a cal y canto, a las 7.20; la cola que se forma tal como abren la puerta, para seguir media hora más allí dentro esperando a que sean las 8 y como ni siquiera hay asientos para todos en la sala de espera.





Ver en facebook