sábado, 3 de agosto de 2013

Calafell y los expositores

El 28 de Julio publicamos en el blog el problema con que se encontraba un negocio de hostelería, que abrió hace poco sus puertas. Al estar en una calle paralela al paseo, puso un plafón con la carta, menú e indicando su ubicación. Cual sería la sorpresa desagradable que desde el ayuntamiento les viene un técnico municipal y les dice que no. En el paseo, como sucede en muchas localidades turísticas, pueden encontrarse carteles de pescaditos fritos, carne a la brasa, tapitas, hasta cebos vivos y un poco de todo un batiburrillo de quita y pon. Los propietarios del negocio siguieron los pasos legales, poniendo una instancia, pidiendo el permiso y a la espera quedaron.

Tras publicar en el blog este nuevo problema de 'expositores' sucedió lo que ojalá sucediera siempre, que se interesaron dos concejales por el tema. Uno del equipo de gobierno (Juanjo García) y otro de la oposición (Ferré). La solución ha llegado en cuestión de pocos días. Por un lado, se permite que se pongan los plafones hasta que se instalen unos totems que permitan poner publicidad. Por otro, el comercio no encuentrta trabas donde debiera haber facilidades, que no está la cosa como para tirar cohetes. La noticia completa la explica mucho mejor Diari de Tarragona.

Al concejal Juanjo García hay que decirle 'buen trabajo', como a la oposición por haber recogido también el guante ¿Ajudem els negocis a sobreviure?.

Si algo caracteriza al blog es que nos dedicamos a meter el dedo en la llaga. Reza el dicho "A Dios los que es de Dios y al césar lo que es del césar". Así que toca la parte del césar...

Decía en abril de 2011 la concejala de comercio Olga Elvira que la mejor manera de potenciar el comercio es dejarlo trabajar pero la que no trabaja es ella. De la misma manera que deben uniformizar y solucionar el problema de los plafones, habrá que recordar el show que montaron cuando Sánchez prohibió los expositores en Calafell (otra ida de olla faraónica) y ...

24.6.2011

¿y qué? pues nada, nada de nada, que ya ven cómo estamos a estas alturas de mandato. El mercadillo sin la ordenanza, siendo un peligro la ubicación y ante las quejas y noticias en prensa resulta que doña Elvira dice que se quejan los comercios si lo quitan de allí (se quejan 2 restaurantes, a uno de los cuales es asidua y reúne al partido, y poco más porque la calle Baixador no es que esté plagada de comercios precisamente, de lo que sí que está llena es de vecinos que llevan años cabreados por los ruidos a las 6 de la mañana, por no poder usar su garaje 53 días al año, por la de mierda que encuentran en sus portales, etc). También seguimos con lo mismo en el mercado de Segur (o lo que queda de él). Y con los expositores y las trabas que se pueden encontrar los emprendedores, poco más que decir que no se haya explicado ya.

Y ¿don alcalde? pues éste no se entera de nada o no se quiere enterar. Lo suyo es irse a hacer una fotografía de una inauguración de una peluquería en Calafell. Él tiene que figurar, él tiene que salir en la foto. Lo que pase fuera de eso, parece que no exista.

A cada uno lo suyo. Así que nos queda UAM.

UAM, el partido de Parera y ahora también de los restos de aquel invento llamado Anemi (uamanemi). A estos lo que hay que hacer es matarlos a collejas. Porque yo no sé qué demonios hacen. Este problema de expositores en Segur se la resbala o es que no se han enterado de nada ¿así funciona un partido municipalista de Segur?.