lunes, 5 de agosto de 2013

Otra "cantada" de los habaneros de Calafell

Para que algo me saque del letargo vacacional tiene que ser o muy gordo o muy sexy. Y tratándose del equipo de gobierno de Calafell, sólo puede ser gordo. O gorda, no vayamos a utilizar lenguaje sexista y que algunas se ofendan de no incluirlas en el mismo paquete.

Este fin de semana hemos tenido la X edición de habaneras en la playa de Calafell, ciudad de los prodigios. Un año más, aunque se producen recortes en otros aspectos, para determinadas fiestas hay dinero de sobra.

No es que no me gusten las habaneras; de hecho si miran mi foto, fumo habanos, pero mis habanos me los pago yo. Lo que no me gusta es que en tiempos de crisis como la que nos tiene a todos acojonaditos haya algunos que vivan como si no pasara nada cuando ellos son los que tendrían que vivir como sí pasara algo.

Está muy bien que 3, 4 o 5 mil personas se sienten a escuchar habaneras y disfruten de un par de noches de un espectáculo gratuito. ¿Gratuito? No, de gratuito nada, las habaneras cuestan un ojo de la cara y las pagamos todos los contribuyentes de Calafell aunque no las disfrutamos todos por igual y el motivo de mi escrito es que no revierten en beneficios demostrables y ese dinero se podría emplear en atraer turismo cuando hace falta.

Sí, porque las habaneras no atraen turismo. El 11 de septiembre se habrán ido todos tras el despiporrante fin de fiesta que suele ser la sardinada que es la madre de todos los eventos reconocidos a nivel mundial y, seguramente amenizada con la presencia de nuestra querida Sardinera Mayor, Olga Ermitas. Ahora el turismo ya está aquí, en pleno agosto, un fin de semana, si es que no se puede dar un paso. Hay colas hasta para respirar. Con la crisis hay que innovar y aportar ideas, no repetir lo de siempre. Yo no veo ningún sentido a gastarse más de 40.000 € en unas habaneras.

Cada año vamos revisando las facturas para ver qué sorpresas nos tienen guardadas estos servidores del pueblo, estos esforzados y sacrificados políticos que se parten el espinazo por nosotros y nuestro bienestar y se tragan todo el ácido úrico y colesterol de Calafell para evitar que nuestra salud empeore. El problema de la transparencia de este ayuntamiento, como muchos otros, es que si cualquier ciudadano quiere saber lo que cuesta un festival, un acto, un recital, el derroche de telefonía móvil o conocer la factura de la última comilona del alcalde con algún amigo suyo (fotógrafo o no), no puede saberlo al momento. Ni al cabo de muchos momentos. No existe ni un solo lugar en toda la web ni forma alguna de acceder a consultarlo. Es como si uno quisiera saber en qué conceptos le carga el banco unos recibos y el banco le dijera "se espera usted un año y luego tiene un mes para mirarlo". Y es que así funciona el ayuntamiento de Calafell. Ellos van gastando, sea en móvil, sea en comilonas, en fiestas o en copas. Puede que la sufridísima responsable de Servicios Económicos, Montse López, no autorice algunos pagos, pero la mayoría de las veces, todo se pasa, que la casa es grande. Una vez que se hace el cierre contable, se aprueban las cuentas en la sesión plenaria correspondiente, después se abre un periodo de exposición pública. Para que se hagan una idea, no podremos consultar las facturas de lo que ha costado esta broma de habaneras hasta el mes de septiembre u octubre de 2014.

Así que de transparencia, nada. Vean los números de las últimas habaneras de las que tenemos datos, las VIII havaneres de 2011

Sonorización e iluminación - 12.442,90 Generador - 1.955 Pañuelos - 1975,32 Sillas - 4.425 Ron - 2.798,98 Controlador - 1728,41 Alquiler de tarima, rampa, focos - 2.218,40 Decoración - 956,98 Tickets y carteles - 696,27 Presentador - 3.068 Alojamiento presentador - 200 Grup "els cremats" - 1469 Grup "veles i vents"  - 2.360 Grup "Morralla" - 1.400 Grup L'Empordanet - 1.000
Video del evento - 944

Broma total = 39.638 €

Sumen ahora dos días de trabajo en tiempo de trabajadores del ayuntamiento como la brigada, la policía, etc, que también es tiempo que cuesta dinero. Et voilà! ya tenemos una torta superior a 40.000 lereles. Sumen la comilona que se han pegado antes o se pegan después, las copas, etc.

Ya vamos por la X edición. Esto empezó siendo alcalde Triadó y se ha mantenido hasta ahora. No se trata de que desaparezca, se trata de que contengan el gasto y no hagan una serie de estupideces que van desde el insulto a la dignidad ciudadana, pasan por el caciquismo y terminan en el despilfarro. Se las cuento, que no son pocas. 

Traer este año a la cantante Nina, que habrá inflado aún más la factura, es poco ético. Esta señora será cantante y una profesional (del canto, por supuesto). Pero es que...

 SANDRA SUAREZ, OLGA ELVIRA, OLIVELLA, NINA, JOSEP POBLET, QUIM NIN Y MARIA VERGE

En esta foto todos son convergentes, menos Olga Elvira, que no se sabe lo que es. He dicho 'todos' porque la del centro con bolsito, se llama Anna María Agustí Flores (o Nina) que será una casualidad que se presentase como candidata a las elecciones en Lloret de Mar por CIU y será una casualidad que nos la hayan fichado para cantar en las habaneras de este año en Calafell, donde gobierna CIU. Anna Maria Agustí se metió en política en 2003 aprovechando entonces el tirón de O.T. (Operación Triunfo) siendo elegida como regidora por CIU, pero perdió el puesto por decisión del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Aquel gobierno en el que entraba, además, ha sido salpicado por un buen escándalo de corrupción. Caso Clotilde, Xavier Crespo (http://www.abc.es/local-cataluna/20130711/abci-tsjc-investiga-diputado-xavier-201307111913.html)

Está feo. 
Alegarán lo que quieran, pero tal como están las cosas, teniendo en nuestra casa a grupos de havaneres como "Veles i Vents", se pueden hacer habaneras un solo día, con un buen recital, sin un presentador que cueste 3.000 euros ni traer a Nina convergente ni extras innecesarios. Además, Nina no atrae turistas, ni las habaneras tampoco. Ya he dicho que esto está "abarrotao" y cada año lo está más porque la crisis hace que los viajes al Caribe se hayan convertido en traslados con colchón incluído al apartamento de los suegros, por ejemplo.

Está feo, 
también, que corten calles y reserven aparcamientos y sillas para las autoridades. En un gobierno serio de un lugar serio, las plazas reservadas son para personas con limitaciones o algún impedimento (ancianos, embarazadas, discapacitados). Aquí no, aquí lo que sucede es que reservan plazas para que aparquen los 21 regidores en la calle Dr. Dachs y cierran también el aparcamiento en la calle Rafel Casanova para que las autoridades vengan y aparquen sin sufrir las molestias de los imbéciles de ciudadanos que les votan, que esos se espabilen a buscar sitio.


El cartel es: "Viernes y sábado, búsquese la vida en aparcar, que esto es para las autoridades. Ya sabemos que usted paga impuestos por circular, que usted paga la calle donde aparca, que usted paga las habaneras y paga el sueldo de los políticos que van a verlas en primera fila. Pero usted se jode, que es un plebeyo. Y no se distraiga o a lo mejor reclamamos el derecho de pernada" (Ius primae noctis, presunto derecho que otorgaba a los señores feudales la potestad de mantener relaciones sexuales con cualquier doncella, sierva de su feudo). Aunque la pernada ha cambiado un poco porque no se tiran a nuestras doncellas pero nos dan por culo a todos, que para el caso no deja de ser algo similar.


Está feo, 
también, la reserva de sillas en primera fila para esas "autoridades". Ep, vaya, en cierto modo sí que son autoridades. Alguno es autoridad en consumo de cerveza, sin dar ni golpe. Otra en hablar de amor e igualdad (pero unos más iguales que otros, ahí la ven). El de brazos cruzados que sonríe, además de una autoridad en pegarse banquetes también podría catalogarse como discapacitado porque es muy limitado (a mi entender). Después, hacia la derecha, observen qué lustrosos están todos. La política les tiene bien alimentados, les felicito pero cuiden el sobrepeso.

Todas estas autoridades cargaditas de privilegios, sólo tienen una preocupación en mente: Dentro de un tiempo, tendrán que volver a mezclarse con los plebeyos para prometerles que tendrán "vocación de servir", "una nueva forma de hacer política", "guanyem tots", "som i serem el canvi, Calafell ja està canviant" y tendrán que estrechar manos, abrazar bebés, besar señoras, sonreir y decir que "ellos son uno más", como nosotros, que, por favor, les voten 4 años más para esto:

Sueldos anuales del equipo de gobierno:

Joan Olivella, 60.000
Olga Elvira, 50.000
Montse López, 50.000
Rafel Solé, 50.000
Maite González, 46.000
Sandra Suárez, 46.000
Juanjo García, 40.000
Maria Verge, 40.000
Quim Vidal, 38.000
Paco Clavero, 38.000
Juan A Jiménez, 38.000

Coste anual (sólo en sueldos) 496.000
Coste de un mandato 1.984.000

Para los que piensen en pesetas, mantener a estas 11 "autoridades" nos sale por 330.000.000 ptas (trescientos treinta millones), dietas, gastos de protocolo, móviles, alojamientos y extras a parte.