lunes, 14 de octubre de 2013

El álbum de primera comunión de Joan Olivella

El álbum de primera comunión es un libro, normalmente con un formato tirando a conservador, que desde hace décadas se regala al protagonista de la primera comunión. Tal vez hoy no se estile tanto la comunión como antes de la muerte del dictador, en que había que comulgar hasta con ruedas de molino. Pero en Calafell tenemos un alcalde que debió quedar traumatizado con su primer álbum de fotos y ahora se hace uno cada dos por tres. Pagando nosotros, claro. Es el patufet.




Tras publicar en el patufet esta foto tan ridícula, que ya se comentó en esta entrada, en la que ilustran la ocupación hotelera de Calafell con una imagen de conocidos ciudadano/as de Calafell (Manel Romero, entre ellos), pues creía que ya había terminado la sesión de JDR (Jartá De Reir). Pero no. Ni mucho menos.


Resulta que recibimos "la cosa" el pasado viernes 11 de octubre. Es muy interesante que te dejen varios patufets amontonados sobre los buzones, "informando" de que Segur se prepara para Sant Miquel, para la fiesta mayor, y Calafell para el rockabilly, cuando ya hace una o dos semanas que se han celebrado esos eventos. Es de una "inmediatez" impepinable. 


Y el mismo viernes, tomando un café, comento que acabo de recibir el patufet, que avisa de la futura celebración de cosas que ya se han celebrado y me dicen ¿no has visto la foto de Sant Miquel?. Pues no, ni me he fijado, yo los patufets los miro poco, son publicidad.

Ah, pues mal hecho porque deberías ver quién sale en la foto de la celebración de Sant Miquel en el puerto...

Y entonces es cuando nuevamente el JDR es de nivel III, porque la fotografía que han elegido para ilustrar la celebración de los actos de inicio de fiestas, en el puerto, es esta...
 
Si se fijan, en el pasillo central, contando dos columnas a la izquierda, en primera fila, se ve a una mujer de pie. Es Sònia, repartiendo las cartulinas de ¡PASOS YA! en la fiesta mayor de 2012, cuando hacía unas pocas horas que el tren había atropellado a Petra. El caradura del alcalde ni cogió la cartulina. Valga el calificativo para todo el resto de políticos de todas las formaciones que, excepto uno, no la cogieron tampoco. Luego, cuando lleguen las elecciones, se querrán mezclar con el vulgo y repartir besos, pero entonces parecía que la cartulina les quemaba en las manos. Aquí pueden ver la foto tomada desde otro ángulo.
 
¡Ostras, qué risa!. Para algunos sería un honor aparecer en el patufo xulivellero, pero para nosotros es simplemente desternillante y lamentable. Es que ni se miran lo que hacen. Pillan lo primero que tienen a mano y, sin criterio ni atención, ¡zas! foto de turistas rusos que resulta que son todos de Calafell o foto de reparto de cartulinas pidiendo pasos en la fiesta mayor. Son una banda. Y, vaya, pues no me he reído más porque, en el fondo, me escuece ver esas imágenes, ya que aún tengo fresco en la mente el atropello del 28S12. Hace unos meses conocí al hijo de Petra, tocayo mío, y me dijo que "ojalá que mi madre sea la última y su muerte sirva para algo".


En fín, tras esto, he estado este fin de semana hojeando el patufet, con sus faltas de ortografía y gramática habituales. Y veo que Olivella, el único capaz de hacer parecer maravilloso a Jordi Sánchez, hace buenas sus propias palabras cuando criticaba el patufet del anterior alcalde. "Miro i miro i només trobo publicitat de l’equip de govern, i en especial del sr. Jordi Sánchez. Realment, qualsevol persona que miri el butlletí de fora del nostre municipi pensarà que aquí es viu molt bé gràcies a les “innovadores” idees de l’alcalde" (14.5.2010)

¿Sí? ¿publicitat de l'equip de govern i de l'alcalde? Pues en este patufet hay más de 20 fotografías del alcalde. Xuli de frente, Xuli de lado, Xuli de perfil, Xuli de pie, Xuli sentado. Xuli, Xuli y más Xuli. Xuli se interpreta a sí mismo. El alcalde más fotografiado de la historia de Calafell. Le gusta tanto salir en la foto que no tenía bastante con los dos fotógrafos de Bonavista que seguían a Sánchez (son de El Vendrell), que Xuli además se cogió, por decreto, a un amiguete suyo jubilado para que, cual perrito faldero, le siga a todas partes para hacerle fotos. Cobrando, claro. Y pagando nosotros, también. 3.000 euros trimestrales, por decreto.


Olivella dijo que tendría la puerta de su despacho abierta para todos los ciudadanos. Se le olvidó mencionar que él no estaría dentro. Deberían poner un cartel que rezase "He sortit a fer-me fotos". ¡Qué tío!

Por cierto, éste es el destino de la mayoría de patufets: la papelera. Dinero público tirado en un álbum de fotos donde no se habla de los problemas reales del municipio, sino sólo de lo maravilloso que es Calafell gracias al grandísimo alcalde que tenemos, aunque las calles estén hechas una pena, los pasos se inunden cuando llueve y las calles se levanten o se hundan, algunos regidores se dediquen a cosas personales en horas de trabajo, otros no aparezcan por su regiduría más que a firmar, suba el paro un 7,35%, haya gamberros en la estación todos los días... y eso sólo por citar cosas que han aparecido en el blog en la última quincena... pero en el patufet ni se habla de ello. Debe ser que es otro Calafell distinto al nuestro. Una realidad paralela, algo cósmico, algo que los mortales no entendemos. Llamen a Iker Jiménez. Mejor aún, a la chamana del PP.

El patufet. Un bodrio hecho con nuestro dinero, malgastado mientras en Calafell no deja de subir el paro y hay gente que no tiene ni para comer. Glorioso álbum de primera comunión de Don Alcalde.

Lo digno, transparente y coherente, sería pedir a los vecinos que se suscriban a una edición digital y/o impresa. Así, sólo aquellos a los que realmente les interesase lo recibirían, se optimizaría el coste y sería respetuoso con el medio ambiente no desperdiciando papel, no se malgastaría dinero público y no acabarían muchos patufets tirados por los portales. Pero no hay nada mejor que hacer pagar a los ciudadanos de Calafell la publicidad del alcalde camuflada de información.

Por cierto ¿saben cómo termina el cuento del patufet? pues Xuli siguió al "miro i miro" con este párrafo "Però malauradament, la realitat no és aquesta. Mentre l’equip de govern està pagant favors polítics a preus desorbitats, hi ha moltes empreses que es veuen obligades a tancar per la crisi que no surten al butlletí. El nostre municipi pateix un atur desmesurat; la inseguretat ciutadana s’ha incrementat fins al punt d’arribar a l’agressió física; la ciutadania ve al Ple a demanar ajudes socials perquè està desesperada (recordem que l’equip de govern només dedica un 4.58% del pressupost a les regidories de benestar social, treball, joventut, ensenyament i salut -inclòs el sou dels treballadors d’aquestes regidories!); hi ha carrers que fa mesos que els veïns no veuen que es netegin i un llarg etcètera"

Aquel escrito lo tituló "la miopía del alcalde de Calafell", lo pueden leer aquí. Todo aquello que Xuli criticaba del anterior alcalde es lo mismo que él está haciendo ahora, con creces, y con mucha más cara dura.

¿realmente hablaba de Sánchez o nos leía su futuro?