lunes, 18 de noviembre de 2013

Nuevo récord de paro en Calafell en un mes de octubre

Mientras nuestros maravillosos miembros del equipo de gobierno van cosechando éxitos por allí por donde pasan, éxitos SADIM (Midas al revés), hablando del magnífico trabajo que hacen en su lucha denodada contra el paro, la realidad se encarga de poner las cosas en su sitio.

No quiero decir que CIU y PP no estén luchando contra el paro, al contrario. A base de enchufar gente, reducen el paro, pero sólo el suyo. El resto, bate récords. El último, este mes de octubre. Vamos a ver lo que me gusta, las gráficas y las cifras, que no tienen réplica posible, porque son las que son.

Octubre de 2013: 2.689 parados en Calafell. Es un récord, la cifra más alta jamás alcanzada en toda la historia de Calafell en un mes de octubre

En octubre de 2012 el paro subió un 5,20%, llegando a 2.670 parados.
En octubre de 2013 ha subido un 6,62% y se ha llegado a 2.689 parados.

En 2013 se ha llegado al récord absoluto, febrero, con 2.802 personas en paro. Sólo la estacionalidad laboral maquilla el resultado en verano para luego volver a crecer el número de parados, pasado septiembre, más aún que antes del mismo período del año anterior.




Si estas cifras ya son terribles por sí mismas, hay que hacer hincapié en algo que tampoco explican los gobiernos (central, autonómico o municipal) cuando ofrecen las cifras del paro: hay más parados de los que se computan en las cifras oficiales. Vean la evolución de paro de los últimos 7 años en Calafell.


En la última entrada sobre el paro, expliqué la diferencia entre el número de parados que facilita el INEM y los que figuran en la EPA. Se maquillan las cifras para que parezca que el paro es menor de lo que realmente es. Existe una “inverosímil” divergencia entre la evolución del paro y de la afiliación a la Seguridad Social durante los últimos 12 meses, como también resulta que los parados de larga duración que ya no perciben ayuda alguna y han dejado de ‘fichar’ (estar apuntados al INEM) ya no computan como parados. Es tan surrealista y absurdo como una película de los hermanos Marx, es como decir que los muertos ya no lo están porque no se han apuntado a la lista de defunciones. Es el ‘efecto desánimo’, aquel que se produce entre personas que tras perder el empleo dejan de apuntarse al paro ante las escasas expectativas de encontrar trabajo, o a un posible incremento de la emigración.

Tampoco los jóvenes que buscan su primer empleo computan como parados. Las universidades lanzan al paro miles de estudiantes que no tienen trabajo pero no cuentan como desempleados. Es una estrategia de expulsión y ocultación de los parados en los registros públicos de empleo.

No estamos saliendo de la crisis. No está bien que nos intente engañar el gobierno de Rajoy, ni en diferido ni en forma de simuñación. Tampoco está bien decir que un Calafell Crea genera ocupación porque no es cierto. Y lo poco de empleo que ha dado ha sido precario y con sueldos de chiste (por ser moderado en mi expresión, iba a utilizar un término de esclavistas).

Tampoco está bien aparecer en numerosas fotos en ferias y festivales diciendo que se está dinamizando alguna cosa cuando no son capaces de ofrecer resultados tangibles de sus visitas a ferias... al menos resultados constatables. Sí que ofrecen, sus viajecitos dinamizadores y sus ferias, unos tickets y gastos que dan miedo, propios de marajás (no confundir con majaras), pero eso lo dejo para cuando mis compañeros Josep y Sònia terminen de desgranar el increíble desastre que se están encontrando en Serveis Econòmics. Eso sí que va a ser increíble cuando lo expliquemos aquí.


(Olivella y sus asesores, reunidos para ver qué se inventan ahora
 para que parezca que se dejan los cuernos luchando contra el paro)