domingo, 16 de marzo de 2014

Olga Elvira soluciona el problema del mercadillo de Segur


Así es.

Una gran idea de nuestra luminosa primera teniente de alcalde, regidora de comercio, de turismo, de promoción económica y nuevas tecnologías. Como la lucha contra los mierdadillos no acaba de dar sus frutos, bueno, peor, resulta que también el nuevo parking del Blanquet queda hecho un asquito, pues nuestra primera teniente de alcalde, regidora de comercio, de turismo, de promoción económica y nuevas tecnologías (a partir de ahora la llamaremos Ermita la Fumeta) ha tenido una idea.

Después de celebrar una ceremonia transpersonal en Cal Bolavà, de la que aún queda humo flotando en el ambiente, y en la que fluyó hacia la luz cósmica, Ermita la Fumeta tuvo una visión.

Y de acuerdo con varias regidurías que no tienen nada que ver con esto, pero en su línea de cargarle el muerto a otro si la cosa falla, decidió que a partir de ahora ya no limpiarán nunca más la basura de la calle Baixador y así el alcalde, el ilustre Joan Olivella el Fotografiado, podrá ir cada viernes a inaugurar la nueva montaña de basura, acompañado de 3 o 4 fotógrafos y varios asesores de imagen. 

Cuando la mierda se alce varios metros, lo taparán todo con tierra y le dirán a los vecinos que monten un huerto de coles, ya que opinan que la iniciativa contará con amplio soporte popular y la presencia de diversos medios de comunicación. Olivella irá a que le hagan entrevistas y fotos y dirá "y si tienen dudas pregunten en Roca Radiadores".

En la foto les pueden ver a casi todos los reidores, muy contentos, con el primer montón de basura acumulada. Han pedido a los que vecinos que dejen restos, que tiren también cascos de botellas de vodka, para ver si así atraen al turismo ruso.