jueves, 28 de mayo de 2015

El Vendrell y Calafell intentan un complicado encaje de bolillos


Hay algunos errores en el escrito del Diari de Tarragona como decir que C'S y ERC puedan gobernar juntos, o PP y CUP. Agua y aceite, se habrá despistado. ERC nunca gobernaría con el C'S en Calafell y mucho menos la CUP con el PP (o viceversa). CIU y PP sí lo han hecho, por la silla, pero después de estas elecciones y ver cómo han ido, si C'S+ ERC o PP+CUP se juntasen, cadáveres del futuro. Y nadie entendería nada que no fuera que les va la poltrona por encima de todo.

Como los ciudadanos preguntan y nadie les dice nada, voy a ver si puedo poner un poquito de luz en todo esto.

Han hablado entre todos, C'S ya ha dicho que se va a mantener en la oposición y que así seguirá. CUP tuvo ayer una asamblea, ya dijeron en el debate del día 18 y luego lo ratificaron en este blog, que también serán oposición. Pero Olivella va lanzando torpedos diciendo que hará un "pacte sobiranista" lo cual deja en mal lugar a CUP porque, ya lo he dicho, quieren hacer oposición con apoyos puntuales. Sin embargo, está claro que Olivella no ha dudado en pedir ayuda al PP, su actual socio de gobierno, para la investidura. Y que ha gobernado con ellos 4 años pero ahora le da igual soberanismo que cualquier cosa con tal de ser alcalde.

¿Cómo va todo esto del futuro gobierno? Pues bien, si no hay acuerdo a la hora de la investidura, en que cualquier candidato necesita 11 votos para poder gobernar en minoría (tanto CIU como PSC, solos o con algún otro socio) el alcalde será Olivella ya que, por 188 votos sobre el PSC, es la lista más votada.

Si algún partido se asocia con otro más (aquí ya pueden ustedes hacer quinielas, pero no pongan a PP con ERC como dice el periodista, porque sencillamente no) igualmente necesitará el día de la investidura tener 11 votos para poder gobernar. Luego lo haría en minoría, con 6, 5, 7 o 9 regidores.

¿Por qué sería bueno que no haya sociovergencia? Pues porque suman 11 regidores, que es un gobierno de mayoría absoluta y ya sabemos todos cómo ha ido Calafell con mayorías absolutas. Hacen lo que les da la gana, pasan de todo, no escuchan a nadie (hasta que llegan las elecciones, entonces sí quieren contar con todos y van haciendo el mono). Lo mismo ha pasado también en España con las mayorías absolutas. Calafell ha dicho, a la hora de votar, que no quiere más mayorías.

¿Qué es lo bueno de un gobierno en minoría? El diálogo al que se vería forzado el partido que gobierne. Es decir, a la hora de tomar una decisión tendría que hablar con varios partidos para que se apoyen algunas medidas. Y a eso no está acostumbrado ninguno de los alcaldes que ha tenido Calafell en los últimos años. Y a no representar a algo más que a sí mismo, tampoco.

Un gobierno en minoría representaría a muchas fuerzas políticas, ya que necesitaría de apoyos puntuales de unos y otros. Eso, sólo eso, sí representaría, de una u otra forma a buena parte de los votantes y sería una buena manera de que dejen ya de tirarse los trastos a la cabeza durante 4 años gobierno y oposición y que tengan que sentarse cada vez para dialogar. Porque todos estarían obligados a hacerlo.



Ley orgánica del régimen electoral

Detalles:

Procedimiento para elegir alcalde:

Puede ser candidato cualquier regidor que encabece una lista electoral.

Para gobernar, en el caso de Calafell, necesita los votos a favor, de 11 regidores entrantes.

Si uno de los regidores que se presenta obtiene la mayoría (11 votos o más) será proclamado alcalde.


En caso de que ninguno obtenga esos 11 votos de investudra, Olivella sería alcalde al ser la lista más votada.