lunes, 21 de noviembre de 2016

37 expedientes abiertos y 12 sanciones a paradistas de los mercadillos

Durante años, las quejas ciudadanas se habían multiplicado por imágenes como esta:



El ayuntamiento ha abierto, hasta hoy, 37 expedientes a paradistas de los mercados semanales. Ya se han impuesto un total de 12 sanciones de 500 euros, por incumplir el horario de recogida de las paradas.

Estas medidas empezaron a aplicarse en junio, tras muchos avisos por escrito entregados en mano a los paradistas. 




Las sanciones son, básicamente, por el retraso que provocan los incumplimientos de horario de retirada de las paradas en la limpieza posterior de los mercadillos y la reapertura del espacio utilizado.

El mayor número de quejas, particularmente, eran en el mercadillo de Segur, ya que se hace en una calle (Baixador) en la que, hasta que la brigada no ha podido terminar la limpieza, los vecinos no podían acceder a sus garajes y se encontraban con el acceso a la calle limitado. 

Pero también había quejas en el caso del mercadillo de Calafell, que ocupa el Passeig de la Unió, una de las principales vías del municipio y un gran aparcamiento gratuito cerca de la zona comercial y de ocio del núcleo de Calafell Platja. Llegó un punto en que las molestias que ocasionaban los paradistas incívicos, los que no cumplían el horario, que incluso afectaba al transporte escolar.

Asociaciones de vecinos llevaban años pidiendo al ayuntamiento que tomara medidas. Con el anterior equipo de gobierno no hubo ni siquiera buenas palabras. Tan solo promesas que no se cumplieron en todo el mandato.

Los servicios municipales se habían encontrado casos en que los paradistas estaban echando una siesta en su vehículo mientras aún tenían plantada su parada, horas después de la hora de cierre del mercadillo. “S’havia de posar ordre al caos horari que s’havia creat”, explica la regidora de Comerç, Lluïsa Lastra. Añade que “el reglament dels mercats setmanals del municipi diu que a les 3 de la tarda l’espai de la parada ha de quedar completament lliure i hi havia qui a les 5 encara la tenia plantada, sense ser-hi i sense que se’l pogués localitzar”.

Desde que se han comenzado a abrir expedientes y a emitir las sanciones, se ha notado un grado mayor de cumplimiento del horario oficial de cierre y de recogida. Antes, la brigada se veía obstaculizada a la hora de limpiar porque no se habían retirado las paradas.

El ayuntamiento recuerda a los paradistas que puede haber sanciones más elevadas e incluso la pérdida de la licencia. El impago de las sanciones puede ser motivo para que se les suspenda la licencia.


Esto demuestra algo que se ha escrito durante años en el blog, que era cuestión de voluntad e implicación en el problema. Aún no está totalmente solucionado, ya que algunos paradistas no utilizan los contenedores habilitados y el suelo queda lleno de residuos orgánicos, pero continúan las inspecciones para llegar a un punto en que todos respeten el horario y, los que no, saben que se pueden quedar sin licencia.