sábado, 5 de mayo de 2018

Un fanático en el consistorio de Calafell

El tema del IES El Palau no concierne a Segur y por eso no hemos publicado nada. Pero cuando un político de CalafeL practica el fanatismo furibundo....

O SEA, CUANDO TEJEDOR HACE OTRA DE LAS SUYAS



Concepto

El fanatismo es una actitud caracterizada por una adhesión intolerante a unos ideales (políticos, étnicos o religiosos) que pueden llevar en algunos casos a conductas destructivas. En las personas fanáticas hay una amalgama de componentes afectivos (la exaltación emocional), cognitivos (el valor absoluto de las creencias) y comportamentales (las conductas impositivas contra quienes piensan distinto). El predominio de la convicción emocional sobre la coherencia racional (pensamiento mágico) –las ideas son discutibles; las creencias, no- lleva a la ofuscación de la conciencia. Los fanáticos, que creen estar en posesión de la verdad, cargan su pensamiento de odio para compensar su falta de racionalidad. El fanatismo supone un ahorro de energía psicológica porque no requiere de ningún trabajo intelectual (no se ponen en cuestión las ideas), elimina la incertidumbre, ofrece seguridad y proporciona el apoyo emocional del grupo.




Y DICHO ESTO....


El IES El Palau de San Andrés de la Barca, donde trabajan los nueve profesores investigados por la fiscalía por supuestamente "humillar" a hijos de guardias civiles al día siguiente del 1-O, apareció hace unos días con pintadas en la fachada, en la que se insulta a los docentes con palabras como "nazis", "ratas" y "separatistas".

En un tuit, la entidad que da apoyo a los profesores ha denunciado la voluntad de "romper el instituto y la cohesión social de los alumnos con nombres y apellidos".

Las pintadas aparecieron justo al día siguiente de que el diario 'El Mundo' publicara un artículo con los nombres y las fotografías de los nueve docentes investigados. La polémica aún se encendió más cuando el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se hizo eco del artículo donde señalaba a los 9 docentes y aparecían los rostros de esas 9 personas anónimas y, de paso, aprovechaba para cargar contra el gobierno de Mariano Rajoy por no abrir expediente a los nueve docentes, investigados por delitos de odio.

Su tuit provocó multitud de respuestas en la red que le acusaban de señalar maestros que no han sido condenados. Además, algunos de los usuarios critican que el máximo dirigente de la formación naranja denuncie las pintadas que señalan casas de políticos y que ahora él contribuya a hacer lo mismo con unos maestros, los nombres y las fotos de los que aparecen en el artículo.

Sencillamente, se está señalando públicamente POR UN POLITICO para generar odio a quien dice que señala públicamente para generar odio, con la diferencia de que él es un cargo público que señala a gente anónima que no está acusada de ningún delito, lo cual sí debería considerarse delito de odio. En ese instituto hay decenas de familias de la Guardia Civil y la acusación solo la han sacado adelante seis de ellas. Para quien no conozca San Andrés, hace 30 años, entre la calle Sport y el cuartel de la GC, había un descampado. Fue creciendo y los agentes llevan a sus hijos a ese instituto desde siempre.



Desde el Departament d'Ensenyament hay un informe, que está intervenido por el 155, que se está pididendo que se publique.

Se da el caso de que la concejalía de Educación en San Andrés la lleva un concejal de Ciudadanos.

Mejor con imágenes, por si quedan dudas.










Sencillamente, Tejedor le da todo su apoyo al "señalador señalado" que utiliza su cargo público para fomentar más el odio contra 9 personas anónimas que no han sido  ni juzgadas ni condenadas. Es más, Rivera, el mismo que se quejaba de que señalasen con carteles la tienda de sus padres.



Bien cierto es que el sentido común es el menos común de los sentidos y que el fanatismo le puede nublar la vista a cualquiera.