domingo, 3 de junio de 2018

La estación de Segur, un nido de delincuencia

La publicación de la notícia que explicaba la condena a 5 años a un yonki por arrojar a las vías del tren a un anciano que recriminaba a un grupo de jóvenes su actitud, ha provocado indignación entre los vecinos. El anciano resultó lesionado y la indemnización parece irrisoria:



Y es que, aunque Mossos y Policía Local hacen rondas y alguna patrulla se estaciona allí, en un espacio reservado, los vecinos reclaman presencia fija ya que n el momento que la policía desaparece, vuelve el "personal" que se ve a diario en esa estación.

Nos llegan fotografías enviadas por los vecinos, las cuales no podemos publicar tal cual porque parece que muchos son menores. Los vecinos, desde hace años, y los medios de comunicación, explican cosas tales como:

- botellón en las vías
- venta de bicicletas robadas
- tráfico de marihuana y otras drogas
- tirones de bolsos
- grupos que intimidan a los pasajeros
- venta de llaves de casas para ser ocupadas
- peleas y trifulcas de todo tipo
- muchos bajan en Cunit o Calafell evitando la estación de Segur
- consumo de drogas a la vista de todos
- agresiones a los guardas de seguridad
- destrozos en el mobiliario de la estación (mesas, ascensores, etc)
- grafiteros que actúan aunque hay cámaras de vigilancia
- el "selecto personal" orina en las escaleras, el paso soterrado y en la misma calle
- los vecinos llegaron a agruparse para controlar a los gamberros en 2013, pero la propia policía les aconsejó que no, por su propia seguridad