lunes, 24 de septiembre de 2012

AVOCA: Calafell - Voluntarios para mantener en pie los eventos sociales


El voluntariado, en tiempo de crisis, tiene un gran valor añadido. Y Calafell ‘tira’ de él para mantener viva su agenda deportiva, social y cultural y evitar que los actos terminen sucumbiendo a los efectos de la coyuntura económica. Es decir, desapareciendo. Es ante esta situación y con esta voluntad que hace ya varios meses nació la Asociación de Voluntarios de Calafell (Avoca) que, modestamente, pretende ofrecer su «particular aportación para ayudar a través de un voluntariado activo en diferentes eventos deportivos, sociales y culturales», según se definen ellos mismos.


Y es que la crisis no sólo se aprecia en las colas de las oficinas del paro, el cierre de negocios o la caída del consumo. También tiene un efecto positivo en el ámbito de la solidaridad. «El tiempo libre del que ahora disponen más personas debido a la falta de empleo ha hecho posible que el número de voluntarios en organizaciones sociales haya crecido», reconocen.


En la entidad son casi una treintena de personas de edades comprendidas entre 20 y 50 años. «Nacimos ante una necesidad básica, y poco a poco nos hemos ido consolidando», explica su coordinador, Miguel Pareja. «Empezamos con algunas pruebas y nos hemos especializado sobre todo en eventos deportivos», añade Pareja. Organizan triatlones, medias maratones, marchas nórdicas y muchas otras citas, que van más allá de Calafell y llegan a lugares como Salou, Tarragona o El Vendrell.


Quedarse ‘de brazos cruzados’
La vertiente social también tiene para ellos un peso clave. «La situación tan complicada que vive mucha gente nos llega, y no podemos quedarnos de brazos cruzados», explican. Por ello, los miembros de la entidad –muchos de ellos tienen una larga experiencia en el movimiento asociativo– participan en la recogida de juguetes de la Cruz Roja y organizan actos para recaudar fondos por causas sociales. También se han implicado en la organización del Mercadillo solidario para la investigación de la Atrofia Muscular Espinal para Fundame, y el último evento que han impulsado ha sido la Cena Solidaria en beneficio para el Síndrome de Dravet y para ayudar a Martín, un joven calafellense de cinco años que padece esta enfermedad, que provoca un importante retraso físico y mental. 


Hace unos días la Asociación de Voluntarios de Calafell organizó un evento solidario para recaudar fondos para la Fundación Síndrome de Dravet y para ayudar a costear las terapias de estimulación de Martí. Están satisfechos porque consiguieron buenos niveles de participación, y su intención es seguir caminando en la misma línea. De hecho, lograron recaudar un total de 5.000 euros, una cifra que valora de forma especialmente positiva.