lunes, 10 de septiembre de 2012

Mentiras y verdades sobre el turismo de Calafell

Dice el hay-untamiento que:
"Calafell ha registrat durant el passat mes d’agost, una ocupació del 79% de les places hoteleres, i un 76'4 % pel que fa a apartaments. Aquestes dades superen les previsions estimades, que en el cas dels hotels era d’un 75%, i pel que fa als apartaments es preveia un 68% d’ocupació.
En comparació amb el mes d’agost de l’any passat, l’ocupació tant a hotels com a apartaments ha estat més alta. Pel que fa als hotels, al 2011 Calafell va registrar una ocupació del 76,3%, i per tant enguany ha augmentat en gairebé 3 punts percentuals.
Quant als apartaments, l’augment ha estat encara més considerable. Si al 2011 l’ocupació va ser del 67%, enguany l’ocupació ha estat del 76'4 %, cosa que significa un augment de gairebé 10 punts percentuals"
Todo eso está muy bien, pero siempre sucede lo mismo. O bien dicen algo sin especificar cifras o bien ofrecen cifras sin especificar algo.
¿Qué turismo tiene Calafell? Pues cada año algo peor en cuanto a lo que dejan de ingresos totales. Hoteles: pasa de un 76,3 a un 79. Apartamentos del 67 al 76,4%. No especifican ni siquiera si hablan de apartamentos de alquiler o apartamentos en general ni de dónde obtienen esos datos, por lo que más parece un publireportaje que un informativo. Así que te lo crees o no.
¿Qué turismo nos visita? pues el que viene con todo puesto y gastar más bien poco. Son estancias cortas de una semana o máximo quince días. Muchos lo traen casi todo comprado de donde vienen porque los precios aquí son mucho más altos

Hay crisis y se nota. Se ve en las terrazas y en los restaurantes. Muchos restauradores se quejan de que se ha pasado de el buen y surtido vermut y las cervezas a poner unas cañas y una tapa de cacahuetes que la ponen ellos. En los apartamentos de alquiler, alquilan para 4 y duermen 7 u 8 y a veces más, con colchones por el suelo. No suelen comer fuera en su mayoría. Y el turismo que viene de fuera pasa menos días y también se gasta menos.
Salou, Cambrils, Calafell... las localidades de la costa Dorada son nombres muy conocidos por un gran número de navarros que optan por pasar allí sus días de asueto. Este año la situación no ha sido muy diferente y muchos han sido los que han cogido las maletas y han puesto rumbo a estos municipios a pesar de la coyuntura económica actual. "Los navarros reducen los días de vacaciones y también el dinero que se gastan, pero al final viajan", informa Juanchi Patús, presidente de la asociación de Agencias de Viajes de Navarra y director de Navarsol.
En otras localidades españoles se está empezando a atraer el turismo ruso, que es el que ha salvado la temporada de muchas localidades.
Aquí siguen creyendo que con los que vienen ya vale y con hacer una foto el día de la sardinada ya es suficiente. No se ha hecho nada nuevo en más de un año de gobierno para fomentar el turismo no-estacional, para hacer que vengan turistas todo el año. En Salou la temporada no ha sufrido un ridículo aumento de un 3 o 4%, no, la ocupación hotelera ha rozado el 100%. El 40% del turismo en la Costa Daurada, a día de hoy, es ruso.
Los hoteles de toda la Costa Dorada han cerrado la temporada con una media de ocupación del 90%, así que estamos muy por debajo.
Ese tipo de turismo deja dinero, repite porque se les trata bien y porque encuentran una oferta absolutamente mejor que la que se les ofrece en Calafell. No sólo de gastronomía (cara) vive el turista, ni sólo de sol y playa.
Cuando se dan cifras, lo primero que hay que hacer es no manipularlas dando sólo la parte que interesa.


Así pues, aquí tienen las cifras, las comparaciones y la realidad. Tenemos un turismo d'espardenya y de sobaco. Salvo honrosas excepciones. Y la apuesta de turismo familiar, tanto sirve para familias rusas o españolas.



Ver el tema en facebook