lunes, 15 de octubre de 2012

Olivella, basta ya de mentir


 
JOSÉ M. BASELGA | 15/10/2012 11:36
«Adif (gestor de infraestructuras ferroviarias) nos ha declarado la guerra y nos tendrá enfrente. Y el Ayuntamiento se tiene que poner de nuestro lado». Así concluye el manifiesto que leyeron los vecinos de Segur de Calafell donde hace un mes murió arrollada una mujer en la vías.

Los vecinos protestan por la falta de pasos para cruzar una vía que divide Segur y obliga a los vecinos a dar largos rodeos para buscar un paso o jugarse la vida cruzando sobre el trazado férreo colándose por uno de los muchos boquetes que los propios residentes abren en muros y vallas.

Aseguran los convocantes de la protesta (Iniciativa per Catalunya-Els Verds) que la queja va a seguir. Los presidentes de las asociaciones de vecinos señalan que las protestas se van a dilatar en el tiempo porque son muchos los muertos en los últimos años y muchas las promesas sin cumplirse por parte de todas las administraciones de que se van a hacer pasos. Pero no se ha hecho uno sólo hace décadas.

La protesta se anuncia con continuidad y contundencia. Como aquellas inscripciones que se hacían en las espadas de los Caballeros Templarios que decía que ‘no me saques sin razón ni me guardes sin honor’. Cierto es que en los últimos años los vecinos han salido a calle en diferentes ocasiones por los mismos motivos, pero las protestas iban perdiendo fuerza y los pasos siguen sin hacerse.

Pisuerga
Ahora se reclama uno concreto. A la altura de la calle Pisuerga, donde hace un mes murió Petra, de 74 años, cuando cruzaba las vías por una zona prohibida, pero muy tentadora porque hay un gran boquete en la pared. Un irresponsable lo abrió sin pensar que esa acción dejaba vía libre a niños o personas mayores.

El Ayuntamiento de Calafell, tras ese arrollamiento ha preguntado a Adif si mantiene su promesa de principios de año y la respuesta, según el alcalde Joan Olivella es que sí.

Los vecinos piden sin embargo que el gobierno local se ponga al frente de las protestas ciudadanas para reclamar más seguridad en las vías del tren. A la protesta de ayer no acudieron miembros del equipo de gobierno. Olivella ya dijo que confiaba en la palabra de Adif y espera que se haga la obra. Los vecinos temen que sea otra promesa vacía.

Mientras los vecinos hacían un minuto de silencio  y depositaban flores donde  fue arrollada la última víctima, otros esperaban a cruzar las vías por otro de los puntos donde se ha agujereado la valla. Ahora los vecinos colgarán pancartas y preparan otras concentraciones los próximos fines de semana como próximos actos de protesta.