jueves, 15 de noviembre de 2012

Adivina quién (la saga más grande jamás contada)

En tiempo real, instántaneo, como el Nesquik. En el momento de escribir estas líneas, Sandra Suárez sigue con su coche aparcado encima de la acera frente a la sede de CIU.  


El regidor Clavero -responsable de enchufadas de multas gloriosas como la de agosto de 2011- dijo en un pleno municipal que se multaría a los regidores que hicieran estas cosas y el alcalde asentía y decía que sí, i tant, i ara. Lógicamente, si Clavero no iba beodo, pues entonces tendría un ataque de amnesia profunda nada más terminar el pleno, porque desde entonces siguen cayendo fotos de regidores y regidoras mal aparcados y multas ninguna.

Huelga recordar que salieron en la prensa de toda Tarragona por ese mal ejemplo. Pero les da igual. Tienen hasta 2015 para aparcar como quieran. Que para eso gobiernan el rancho. 

No se trata de que los multen, porque al fin y al cabo luego les quitan la multa y aquí no se entera nadie de nada. Se trata de que DE UNA PUTA VEZ APARQUEN BIEN y aún más nuestra oronda y lironda Sandra Suárez, que es de las de "Fes el que jo digui però no el que jo faci". Porque hace tiempo le decía a los ciudadanos POR ESCRITO dónde aparcar y dónde no desde su concejalía...

y ahí la tienen, mal aparcada, al ladito del coche, pasando de tóoooo.

Ole, ole y ole.