miércoles, 24 de abril de 2013

Calafell, sueldo Nescafé para dos policías


El 11.11.2010 se habilita como sargento a un agente de la policía local. El 8.2.2010 se habilita a otro agente como cabo. Esto significa que se dan unos galones provisionales a dos agentes. Uno como cabo y el otro como sargento y, por lógica, al ocupar una plaza superior al rango, aunque sea de manera provisional, por dos años, también van a cobrar un sueldo mayor. Y superior a lo que marca la ley, porque en este ayuntamiento sobra la pasta, por lo visto. Una vez que termine el plazo de habilitación que, legalmente, no puede ser superior a dos años, los agentes deben volver a su categoría y llevar los galones que les corresponden. Su sueldo también deberá volver a ser acorde a ello.

¿Y qué pasa? pues que UGT, desde dentro de la misma policía, se da cuenta de que no se ha hecho nada al respecto y, si no se hace se va a cometer una irregularidad, así que dentro del plazo, advierte por escrito al ayuntamiento, entrando un escrito en el RGE, de que tiene que solucionar esa situación. 

Y aquí entra mi "amiga" Montse López que, por aquellas casualidades de la vida, como responsable política de Recursos Humanos, se ¿olvida? de todo esto. Tampoco la funcionaria CG de recursos humanos parece haber hecho nada. El escrito de diciembre de 2012 pasa al olvido. 

Los dos agentes, ahora, que ya ha pasado el plazo, van a seguir cobrando el sueldo superior a su categoría, dado que han pasado los dos años y nadie les ha dicho nada. Eso es pagado con el dinero del contribuyente. Supongo que no tiene nada que ver en este descuido involuntario que uno de los agentes es uno de los adjuntos de Paco Clavero, regidor de Seguridad Ciudadana y el otro agente es amigo de Montse López, regidora de servicios económicos.


El descuido es imperdonable porque  luego piden austeridad y recortes. Pero si es que encima han sido advertidos por escrito para evitar esta situación y no han hecho nada.

Les felicito. Si fuese su dinero ya habrían corrido a solucionar esto. Pero como el dinero es nuestro, parece que no importa.

Los dos agentes van a cobrar ese sobresueldo de por vida. Les ha tocado un sueldo Nescafé, para toda la vida.