sábado, 7 de septiembre de 2013

El colegio Mossèn Cinto cambiará de nombre (posiblemente)

Hace unos días, el lunes o martes pasado, nos enviaron unas fotografías de la farola que hay en el paso de peatones del colegio Mossèn Cinto de Segur. Como se puede ver, la señora que las envió iba cargada de razón puesto que por ahí cruzan todos los niños y si a una criatura se le ocurre meter los dedos muy probablemente habría que lamentar una desgracia.
Bien, pues las fotos aparecieron en facebook y también le dimos a la señora el enlace de la aplicación para smartphones que permite a los ciudadanos avisar de incidencias al ayuntamiento.

Ahora viene lo bueno (o lo malo). Parece ser que una vez recibieron el aviso o vieron las fotos, la gravedad del asunto hizo que el alcalde avisara corriendo a la NASA, que mandó inmediatamente a sus mejores técnicos. También llamó a Adif, que no tiene nada que ver, pero pasan del alcalde y eso a él le gusta. Junto a los técnicos de la NASA, el alcalde y los técnicos municipales, tuvieron 4 o 5 reuniones de alto nivel. Obama, según dicen, se interesó por el tema (no sé si lo saben pero en Segur tenemos a alguien que dijo una vez que Obama la había seleccionado para su personal, así que todo es posible en este pueblo).

Los vecinos tenían previsto iniciar una serie de manifestaciones multitudinarias para reclamar la tapa de la farola y las asociaciones empezaron a afilar los cuchillos, pero, tate, el alcalde salió al balcón para anunciar "els fanals, una realitat", hizo una edición especial del patufet que envió a todos los domicilios de Segur y prometió que las obras de reparación de la tapa de la farola se llevarían a cabo en 2013 "és el nostre tarannà, som així, no ens agrada fer volar coloms, etc". Nadie se lo creyó, pero le dieron un margen de confianza, como suelen hacer siempre.

Y así es, milagro, ya la han reparado. En menos de una semana. Al final, tanto técnico y tanto sabio, pero como siempre, desde siempre, han ido LOS DE SIEMPRE: Pepe Gotera y Otilio. Esto es lo que han hecho:
Un pegote de cinta aislante. Sabemos que han venido algunos arqueólogos a ver el invento, así como científicos del CERN y el MIT de Massachusets. Un pegote de cinta.

Con el gasto en cinta aislante, que ha superado los dos millones de euros (cifras del ayuntamiento) y, dada la importancia y coste de los trabajos, está previsto que el alcalde venga el próximo jueves, día del inicio del curso escolar, a inaugurar esta gran obra. Se barajan dos opciones, cambiar el nombre del colegio, que pasaría de Mossèn Cinto (Verdaguer) a Mossèn Cinta (aislante) o bien trasladar la farola a la Ciutadella Ibèrica, donde perfectamente pasaría como uno más de los restos de aquella época en que los habitantes de Calafell vivían cerca del mar sin tener que aguantar cosas como ésta.
Pero, ¡ojo!, no se vayan todavía, que aún hay más.

Después de publicarse las fotos de la farola de Mossèn Cint@, recibimos otra queja por facebook mostrando otra farola que lleva más de un año así:

La aplicación para smartphones no sabemos si está funcionando bien o no. Lo que sí sabemos, ahora con certeza, es que si un ciudadano envía una queja y la solución a poner una tapa metálica y proteger a los chavalines de una descarga eléctrica es hacer una chapuza digna de tebeos, pues poca confianza van a tener los ciudadanos en pedir nada.