lunes, 2 de septiembre de 2013

Otro mes de agosto sin pleno ( 3 )

Mis queridos lectores. Con todo el dolor de mi corazón, es decir ninguno, ya que no tengo corazón porque, como saben, llevo más de 35 años criando malvas, les digo que se me han terminado las vacaciones y que vuelvo por donde me vine.

Vacaciones las que, por lo visto, han hecho otra vez nuestras regidoras y regidores de Calafell porque el pasado jueves, el último jueves del mes, como debiera ser costumbre, se tenía que haber celebrado un pleno ordinario. Ya saben, esa reunión en la cual los regidores de uno y otro lado se tiran los trastos a la cabeza, unos dicen que lo hacen muy bien y los otros contestan que lo hacen muy mal y, por encima de cualquier particularidad, se dedican a recordarse entre ellos los errores del pasado, de manera que los que ahora gobiernan se creen justificados para hacerlo peor que mal puesto que otros lo hicieron tiempo atrás. El famosísimo "¡y tú más!", con sus variantes "pues anda que tú, si yo hablase ibas a ver, si yo cuento lo que sé", etc.

Vacaciones. En pleno Agosto. En una localidad turística como Calafell. Es algo que no entiendo. El mes de más trabajo. El mes de máxima ocupación. A los policías le dicen que procuren no hacer vacaciones en Agosto. La brigada municipal, lo mismo, van a destajo porque es un no parar y el turismo tan selecto que tenemos da más trabajo de lo normal.

Sin embargo, nuestro gran equipo de gobierno, CIUPP, por no hacer, no hacen ni el pleno ordinario. Dando ejemplo.

En 2011 quedamos todos más pasmados que cualquier borbón, casta de pasmados donde los haya. A la entonces nueva, flamante y esplendorosa regidora de comercio y turismo, regidora de nuevas tecnologías, primera teniente de alcalde, mujer, empresaria y madre de familia, Olga Ermita, no se le ocurrió otra cosa mejor que hacer vacaciones por decreto. Se nos fue con otro ejemplar digno de estudio, el regidor de deportes. Se fueron juntitos de vacaciones, a fluir, intercambiar fluidos o a ver fluir el sueldo, no lo sé. Pero nos regalaron este decreto:
Toda esta jerga formal significa, en calafellenc "como no tenemos curro y no hay nada que hacer, nos damos el bote", lo cual era harto interesante ya que justito hacía dos meses que habían entrado a gobernar y ¡ya no tenían trabajo!. No lo entiendo, parece el argumento absurdo de una de mis películas. Se pasan el tiempo diciendo que van desbordados, que el anterior gobierno lo dejó todo muy mal y ellos no paran de trabajar, que hay mil cosas por arreglar y, a la hora de la verdad, no tienen trabajo. Tienen tan poco que hasta les da tiempo para hacer un decreto y largarse de vacaciones. Por decreto, también. No había trabajo.

Sí había trabajo. En 2011 los vecinos querían acudir al pleno para protestar por una batida de multas y para preguntar por los pasos soterrados ya que el alcalde había dicho que no cuando hasta hacía poco era que sí. Nada, oiga, dos temillas sin importancia, entre otros que suelen haber en los plenos.
Así que nos plantamos en 2012, esperando a ver si rectifican y a ver si hacen pleno al que puedan acudir también los veraneantes, esa rara especie que paga sus tributos en Calafell aunque sólo utilizan sus servicios un mes al año y algunos fines de semana. 
Y rectifican. Sí. Pero a su manera. Es decir, no cometen el error de novato de hacer un decretazo vacacional pero se largan de vacaciones igualmente y se cargan el pleno. Y con una treta muy mala, dejar pasar unos días de Julio sin pleno, diciendo que había algunos regidores de vacaciones y así lo traspasaron al 9 de Agosto y de esta forma ya no hubo pleno ordinario. Justito unos días antes el alcalde se había pegado un viaje en Donosti, acompañado ¡cómo no! de su famosísima señora, aún no sabemos para qué. Dijo que se fue a una feria.
También había temas pendientes. El paso que habían dicho que se haría en 2012 y nunca más se supo, el top-manta y la imagen de Calafell en tv y una lista de quejas de veraneantes que, ya ven, tampoco en el verano de 2012 pudieron ir a un pleno.

Tranquilos, dos errores los tiene cualquiera. Y llegamos a 2013, agárramela y verás como... ¡perdón!, a veces me sale la vena chabacana. Con las mujeres de mi época funcionaba muy bien, todas salían huyendo despavoridas. Pues decía que llegamos a 2013, tercer año de reinado de Joan y Olga. Y ¿lo adivinan? ¡correcto! también se anula el pleno de Agosto.
Les explico. Un pleno municipal es la única manera que tienen los vecinos de acercarse, aunque sea de lejos, al alcalde y regidores y transmitirles sus problemas. Es una expresión de democracia. Un pleno ordinario incluye una parte "precs i preguntes". Uno extraordinario no. Ha habido varios casos en este mandato en que han sustituido un ordinario por uno extraordinario y se han ahorrado la bronca de los vecinos. En Agosto, el sistema es otro, consiste en no celebrar el pleno.

Queda un pleno más, el de agosto de 2014. Probablemente, con la cercanía de las elecciones, tal vez se lo piensen y hagan un poquito el papelón. Como yo mismo dije antes de morir "El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido" Aunque tengo mis dudas. Pienso que saben de sobra que no repiten mandato ni en broma y probablemente querrán aprovechar el último verano pagado por los contribuyentes.

Otro día les contaré cosas más graciosas sobre zonas azules y burocracia municipal. Cuando se me pase el síndrome post vacacional.

Luego dirán que no les gusta que les llamen vagos, zánganos, parásitos, indolentes, haraganes, pelotudos, zangandungos, pasotas, gansos, dejados, gandules, perezosos, abúlicos, holgazanes, mantas,  golfos y vividores.