lunes, 10 de febrero de 2014

Jordi Alvarez: "tenemos un ayuntamiento forrado con bloques de hormigón"

Jordi Alvarez
56 años, Delineante-Proyectista
Coordinador de ICV Baix Penedès
Miembro de ICV Calafell

¿Qué opinas de la situación política en Calafell?
Mare meva… (suspira). Así a saco, ¿sin precalentamiento?, permíteme que antes de contestar os agradezca la entrevista y comentarte que sólo soy uno más del colectivo de ICV. 

Ahora sí, nosotros creemos que a nivel institucional no hemos avanzado casi nada, se mantienen los mismos hábitos de gobierno, los mismos hábitos hacia el ciudadano, mejor dicho, hemos empeorado porque no han asimilado que estamos en situación de emergencia social y que  las instituciones tienen que dar respuestas, muchos gobiernos como el de Calafell no están al nivel esperado, a pie de calle, con el ciudadano. Y eso hace que la fractura entre política y ciudadanía se profundice  mucho más.
Estamos mucho peor que en 2011. El momento social requiere respuestas muy diferentes a hace unos años y el equipo de gobierno no está a la altura de la situación de ninguna de las maneras.


¿Qué cambiarías?
Coincido con mis compañeros de ICV... creemos que los cambios no van a venir de arriba hacia abajo, o los hacemos los de abajo o no se producirán. Por eso apostamos por compartir  espacios con gente que esté interesada en que se abran más mecanismos de participación real, no sólo en respuestas a problemas concretos sino en la misma manera de vivir la política, la ciudadanía lo tiene que decidir todo.
Por ejemplo, el otro día vi vuestro vídeo del pleno en que salía una persona hablando del comedor social. Que eso lo tenga que hacer un blog y no lo haga el mismo ayuntamiento, eso ya es un grave déficit democrático. Los plenos y la participación han de ser directos, los plenos tienen que recoger lo que quieren y necesitan los ciudadanos, no se pueden blindar las instituciones a que nadie entre en ellas, se supone que los políticos son los representantes del pueblo y no los que tienen que amordazar su voz.
La prioridad es, por lo menos en el colectivo de ICV, las personas. Hay más de 2000 parados en Calafell, muchas familias con sus miembros en paro, son personas, algo más que estadísticas y números.


Vamos a hacer una entrevista diferente. Diré una palabra y me cuentas lo primero que te venga a la mente.
De acuerdo...


Paso soterrado
(suspira...) Algo donde todos, ahora, son los héroes de la película, durante años ha estado olvidado, mientras iban cayendo victimas al paso del tren. Nosotros, vosotros y posteriormente más gente conseguimos ponerlo en la agenda política, de todas formas, uno no se puede acordar de la construcción del paso sin recordar a las víctimas que son un peso en la conciencia de todos. Y en este sentido, como ha hecho Olivella hasta ahora, a la vista de los resultados y las promesas, no se puede jugar con la esperanza de la gente y vender humo. Seguiremos peleando por ello y con ellos, es necesario. 
Hemos vivido, este último año, el barrio San Miguel como un gueto, por las vallas. No digo que no sean necesarias, digo que se debía haber hecho todo como se prometió, en 2012 debían haber iniciado los trabajos. Sin paso y con vallas han guetizado el barrio, han hecho un apartheid en pleno núcleo de Segur y eso exige una solución prioritaria de todos, pero ya. Es una conquista ciudadana que debe ir adelante.


I.E.S.
Cuando me haces preguntas así… uno piensa ¿cuáles son los efectos de la indecisión, de las malas decisiones y de la no-decisión? Pues que tenemos una generación de estudiantes, si no dos o tres, que se han pasado su época estudiantil en barracones. Y sí, todos hablan de ello. Y de los presupuestos. ¿Cuál es la realidad? Pues que tenemos los peores presupuestos de la historia que son del mismo partido que gobierna en Calafell. Yo si hubiera sido Olivella me voy a la Generalitat a hablar con Mas o quien haga falta y defiendo los intereses de mi pueblo. 
Si tienes gobernando a tu mismo partido en la Generalitat y no actúas a favor de los intereses de tu pueblo, no eres digno de llamarte gobernante ni vives la política como un elemento de bienestar de todos. Lo mismo para el PP, que tiene al gobierno en Madrid. 

Nosotros sin tener representación hemos presentado enmiendas a la Generalitat por el CAP y el IES y por el paso al Gobierno de Madrid, si dices que quieres a tu pueblo, tienes que querer a las personas. Pero si tienes niños yendo a barracones ¿dónde está la sensibilidad?


C.A.P.
¿Sabes qué es lo más grave? Son las mismas preguntas que giraban en el 2011, y hace 4 o 5 años, y más aún. Eso quiere decir que no hemos adelantado nada. Los mismos temas, los mismos problemas, la misma falta de soluciones…

No se puede separar el CAP de Segur de la Xarxa Sanitaria Santa Tecla, una fundación poco transparente, porque mientras montan hospitales como fuente de negocio fuera, aquí están despidiendo gente en el hospital de El Vendrell, y todo esto nos vincula a un intento de privatización de la sanidad, en el recorte a un derecho universal, es un mal endémico de la sanidad catalana muy patente sobre todo en Tarragona.

Y si me preguntas por Calafell, hemos ido a peor: han quitado las recetas por la tarde en el CAP de Segur, precarizado el servicio de las ambulancias para Calafell, estamos como estamos, el personal suple con voluntarismo la falta de medios, no tenemos urgencias en Segur y las de El Vendrell están totalmente colapsadas.

No dudo que haya una estrategia para precarizar el servicio y que todos vayan a buscar el negocio de las privadas. Sistema: precariza un servicio, lo desprestigias y al final, el que pueda pagarlo, que se vaya a la privada, es una forma de hacernos más desiguales.
Mira la televisión, verás la cantidad de anuncios de mutuas ¿Cuándo habías visto algo así?.

Estamos en una involución en las estructuras básicas. Si un político tiene un compromiso especificado en un programa, lo que no puede ser es que no lo haga o lo deje para el último año electoral,  donde prima la intención de captar votos en lugar de la voluntad de ayudar. Sí, así es, Olivella pasaba por todas partes en Segur antes de las elecciones, ahora no lo hace ¿volverá a venir por aquí los últimos seis meses?


Transparencia
Trans¿qué? (risas). Planteamos, me acuerdo, en nuestro el programa y en el vídeo un “ayuntamiento con paredes de vidrio”. Ahora tenemos un ayuntamiento forrado con bloques de hormigón. Este pueblo jamás en la historia ha sido referente de transparencia ni de democracia, más bien modelo de escándalos y falta de transparencia.
No existe algo tan básico como un rendimiento de cuentas, pero no sólo del equipo de gobierno, sino de todo su alrededor, la oposición, la que trabaja y la que vive a costa de las propuestas de otros ¿Qué he hecho en el ultimo año? ¿Qué no he cumplido? ¿a quién me debo? La función de la oposición es mucho más importante de lo que se cree.

En Calafell no existe transparencia, ni participación, ni claridad a la hora de… y creo que además es que les falta costumbre porque hasta para hacer una participación tienen que contratar a una empresa externa cuando llevan 3 años gobernando.
De otros números ni nos enteramos, y de los que nos enteramos es a toro pasado, cuando ya se ha gastado el dinero.

Verás, esto del “procès de participació del mercat vell” es un maquillaje, un proceso de participación propagandística, con la voluntad de aparentar. Si no tienes dinero para hacer algo ¿para qué le pides opinión a la gente? ¿para decir que les pides opinión? Tú tienes que ser serio y dejarte de populismo y demagogia, plantea cosas que puedas hacer en tu mandato y que no dejen rémoras (deudas) para el futuro como ese tanatorio del que sólo tienen interés en verlo hecho los del equipo de gobierno.

Si no hay dinero para una propuesta, ¿¿por qué pregunto por ella??. Un 1% de vecinos han dado su opinión, es un proceso de mínima participación. Olivella lo ha utilizado políticamente, lo ha utilizado con la voluntad de consolidar un electorado y ha sido, por encima de cualquier efectividad (dudosa) un efecto propagandístico que nos cuesta dinero.

Ahora todos hablan de transparencia… pero no hay que hablar, hay que practicarla.


Políticas sociales
Como ICV, como personas de izquierdas, creemos que en temas de paro, bienestar social, alimentación básica, eso que ahora llaman pobreza energética (luz, agua, gas) hemos llegado a una situación que nadie, ni remotamente, se podía imaginar cuando se empezaba a hablar de la crisis.
El hecho de que, a estas alturas, no se haya dado aún respuesta a estas necesidades básicas no cubiertas, que han dejado a muchos vecinos arrinconados, en exclusión social, dice muy poco a favor de este equipo de gobierno.
Han de trabajar con, por y para las personas.
Te pongo un ejemplo: el alcalde, Olivella, también es presidente del Consell Comarcal. Bien, pues el presupuesto de la Generalitat, que ha dejado al Baix Penedès bajo mínimos, te vienen 11 millones de euros para arreglar una carretera (Vendrell-Valls) que no digo que no serán necesarios, pero nadie dice nada de que no llega ese dinero a becas comedor, impedir desahucios, a hacer políticas de alquiler social, a cubrir las necesidades básicas.
Uno de nuestros militantes dice que se habla de acto vandálico cuando se queman contenedores, pero nadie habla de actos vandálicos cuando ves que la gente abre esos contenedores para buscar comida y nadie hace nada para ayudarles. Las banderas y las políticas tienen que priorizar a las personas.
Quiero recordar que este equipo de gobierno tenía en su programa electoral hacer vivienda pública de alquiler y propiedad, construir vivienda pública y pisos tutelados ¿cuántos? te lo digo: ninguno.


Bienestar social
Ya te he hablado del vídeo donde más parece que las quejas de ciudadanos en exclusión social molesten. Pero es que deberían mandar al personal a las escuelas a ver si los niños comen varias veces al día, es terrible que se hayan escondido 650 casos de malnutrición infantil y el conseller siga en el cargo.
Hay una falta de sensibilidad preocupante. En la Generalitat y en Calafell. Benestar Social tendría que ser la regiduría con más presupuesto en estos momentos de emergencia.


Elecciones 2015
Ya verás... Todo hace prever unas elecciones iguales o peores a 2011, que iban a ser 14 o 15 partidos y al final fueron 12. Pero pienso que habrá un efecto diferente, un hecho diferencial, que es que la ciudadanía está harta, es más crítica, está disconforme con la vieja política que no se ha dado cuenta de que vienen tiempos de cambio y transformaciones, que sigue con el mismo discurso, la misma manera de hacer política y se plantean a sí mismos como cambio cuando son continuidad y más de lo mismo.
¿Nosotros? Seguimos presentándonos como una voz sencilla, próxima, que no promete nada que no pueda cumplir y nada en lo que no crea firmemente. Nuestro grupo, con errores y equivocaciones, que son humanos, no está en política para ganarse la vida ni somos profesionales de la política. Estamos ahí como una forma más de estar con el pueblo, como ese entrenador que adora el fútbol y está de entrenador porque le gusta, muchas veces por amor al arte.

Es que es triste ver que tenemos muchos déficits, desde la misma estructura de pueblo, continuamos defendiendo el mismo rancio discurso del urbanismo, de cómo nos tienen que dirigir, la mismas normas y restricciones que la vieja política impone y que demuestra que han fracasado estrepitosamente.

El voto cada 4 años es una vieja política caduca, y el ayuntamiento debe llenarse de democracia, de participación, el ayuntamiento y/o el político municipal es el primero y más cercano al ciudadano. Sin embargo, fallan las estructuras, los conceptos y no viven la realidad y los problemas del ciudadano.

Hay una agonía pensando ya en las elecciones, y quedan 15 meses, “que si repetiré, que si saldré o no, si llegaré, si entraré, si me iré a la oposición”…. Esto no va así, hombre, no va así. Queda mas de un año y hay que hacer propuestas y estrategias, nos estamos planteando que existe realmente un nivel de emergencia social y necesitamos a las mejores personas más comprometidas con la ética, necesitamos una alternativa plural.

Lo que ocurre es que la estructura social de Calafell la han matado los políticos: Las asociaciones de vecinos son pocas para la envergadura de problemas que tenemos, la política intenta canibalizarlas. Y admiro la labor que están haciendo las AAVV, pero repito que son pocas para esta población y disponen de pocos medios. Las entidades ciudadanas tienen dificultades para llegar a los políticos, se habla mucho de otra forma de hacer política pero a la hora de verdad es más de la misma cantinela.

Mi intención es que la gente que tenga planteamientos pensando en el pueblo, que estemos juntos. Si pensamos en la realidad de Calafell hay que confluir con los que tengan esta ética y estos deseos de romper las barreras de una democracia de baja intensidad. 

Es muy importante una palabra: personas.