martes, 11 de marzo de 2014

Al asalto de las vallas (y no es Melilla, es Calafell)

Estupefacto se queda uno al ver a unos gamberros saltando una valla de casi 3 metros de altura después de cruzar las vías por donde no deben, como se puede ver en esta imagen. El saltador forma parte de un grupo de gamberros. La persona que nos envió las fotos comentaba 

"Nooooo!!!!! No es la valla de Melilla !!!!!! es la valla de la estación de Calafell, saltando varios marroquíes que van a vender sardinas vaya a saber en qué estado y no pagan billete. Luego pasan las cosas que pasan incluso cruzando las vías!!!!!!"


Y, antes de que "salte" alguno con el consabido "ya se están metiendo con los magrebíes" hay algo mucho peor aún llevado a cabo por personal autóctono:

http://www.diaridetarragona.com/noticia.php?id=20052
"Pocos días después de que un joven de 17 años fuese arrollado por un tren en una zona próxima a la estación de Renfe de Cunit, un grupo de viajeros de avanzada edad arrancaba a plena luz del día el cierre de la valla en la misma estación que minutos antes había colocado el personal del gestor ferroviario Adif. El forzado de la puerta ocurrió ante el propio personal de gestor ferroviario, que presenció con incredulidad la acción. Los viajeros se encontraron con la valla colocada y cerrada. Enojados, optaron por reventar los cierres para poder salir del recinto de la estación. Cuando consiguieron abrirla, los viajeros que acaban de llegar en el tren de Barcelona, prosiguieron su camino dejando el cercado abierto"


Si no hay un lugar por donde cruzar, es mucho más difícil que un joven o una persona mayor se cuelen y pase una desgracia, como ha ocurrido en Segur o, recientmente, en Cunit. Romper la valla es contribuir a que pueda producirse una desgracia. Estas fotos son el summum del incivismo.

Sin embargo, las quejas de los usuarios de Renfe en Cunit, estos días, han venido porque se han topado con una máquina expendedora de billetes que no funcionaba y hasta 8 revisores allí controlando a los pasajeros, pero en el lugar del accidente mortal del carnaval, lo único que ha cambiado es que tiene ramos de flores pero la valla, rota sigue.

Y en Segur, ya lo vieron ayer, seguimos sin paso y las vallas sufren intentos de rotura con frecuencia.