miércoles, 12 de marzo de 2014

COMO SER FAMOSO Y NO MORIR EN EL INTENTO...

Un compañero del Blog, organizando archivos, ha encontrado dos fotos que habían sido olvidadas y vuelven a salir a la luz por lo significativo de su contenido.

Por si algún vecino no se había dado cuenta del afán de protagonismo de nuestro alcalde (si tuviera el mismo afán por trabajar por el pueblo, estaríamos en cabeza a nivel nacional), en la primera foto no hay que esforzarse demasiado por comprobar el empeño que tiene en no pasar desapercibido, es imprescindible que se le vea en compañía de los "jefes", porque "yo soy el alcalde de Calafell", que no es moco de pavo. No está claro que esta foto la haya realizado el yayo fotógrafo, pero de ser así, el que estaría buscando un hueco para salir en la foto, sería el "Presi". Ahí tienen a Olivella estirando el cuello como las jirafas "que se'm vegi, que se'm vegi".

Que agradecido es ver como nuestro querido alcalde no escatima esfuerzos en promocionar Calafell, perdón, quería decir, en promocionar su persona, fotos como ésta le deben servir para ir ampliando el currículum y poder seguir viviendo de la política cuando ya no pueda seguir siendo alcalde, que de hecho, nunca lo ha sido, a mí modo de ver, un alcalde no es eso. Me recuerda más a un mafioso con una empresa tapadera que se jacta de "hombre de bien" y se pasea por todos los eventos sociales para que su imagen no deje de ser omnipresente.

Y para rellenar un poco la entrada, (si no, no cobro), la hilarante foto de la segunda de a bordo, la compañera política del protagonista, Doña Olga Elvira (Olga Ermita, para los íntimos), en una de sus reuniones chamánicas fumando pipa transpersonal para fluir hacia la luz cósmica sideral. No sé el contenido de esas "pipas" pero seguro que se las fuma antes de los plenos, y por eso no es capaz de contestar coherentemente a preguntas sencillas o dar explicaciones entendibles al resto de los humanos. Y que todo esto está muy bien, cada uno vive como quiere, el problema es cuando lo hace con dinero ajeno, el nuestro, el de nuestros impuestos, entonces es cuando deja de tener gracia.


¡¡¡ANIREM AVANÇANT!!!