viernes, 23 de mayo de 2014

Las obras del paseo ya desatan polémica en todos los frentes


(leer)
La notícia de que C'S insta al ayuntamiento a reunirse con los hosteleros está muy bien aunque pecan de falta de concreción puesto que esas reuniones ya se produjeron. No sólo reuniones, hechos. Sin embargo, sé que la queja llegó a travées de varios empresarios del sector que han denunciado que, a pesar de reuniones y buenas palabras, ahora mismo su facturación se ha reducido hasta un 60%. Eso, con los tiempos que corren, es motivo de bajar la persiana y tal vez no subirla más.

(leer)
Como la notícia apareció en varios medios de comunciación, al mediático Olivella le faltó tiempo para preguntar, que le contaran lo que quisieran y pudieran, y enviar una respuesta "ei, nois, que ja ens hem reunit cinc vegades"

(leer)

Y dicen que harán varias maravillas:
  1. Mientras duren las obras, los comerciantes sólo pagarán el 50% 
  2. Las obras quedarán paradas el 15 de junio para evitar afectar a la temporada estival. Tras el verano se pondrán en marcha los trabajos el 15 de septiembre.
  3. Los comerciantes con terrazas en el paseo han criticado el inicio de los trabajos a puertas del verano y lamentan que las vallas que separan las obras del paseo no se retiren durante el fin de semana y dejan solo un pequeño pasillo para los peatones a lo que replica el ayuntamiento que hasta hace unas semanas las vallas se retiraban el fin de semana, pero durante unos días no podrán retirarse por motivos de seguridad ya que se ha abierto una zanja.
  4. Durante un año los comerciantes que hayan tenido las obras frente a sus establecimientos tendrán una rebaja del 50% en el impuesto que pagan por ocupación de la vía pública.

Y más declaraciones sorprendentes:

"Sobre el inicio de los trabajos el concejal explica que debían comenzarse en algún momento. «Por el Carnaval, la campaña de Reyes, Semana Santa, temporada de rebajas... siempre habría una época difícil. Debía comenzarse para acabar cuanto antes y minimizar las molestias». En este sentido señaló que durante la temporada estival estará todo totalmente parado hasta mediados de septiembre"

No paro de pensar en que este ayuntamiento ha creído que, con informar, ya está todo resuelto. No, cracs, esto no funciona así. A ver si se han creído que todo se arregla haciendo reuniones (o sólo con reuniones).

Las obras se podían (y debían) haber empezado en septiembre. A partir de ahí, Calafell queda bastante desierto porque la temproada fuerte termina.

Eso haría que, aunque descendiera la facturación de los comerciantes, no fuera un descenso que cuantitativa y cualitativamente, les afectara tanto. Es decir, no es lo mismo perder el 60% de la facturación en el mismo momento que empieza la temporada (los fines de semana de finales de abril y mayo y la entrada del verano) que perder el 60% de lo que facturen a partir de septiembre, cuando se reduce el número de turistas y también el tiempo no acompaña a una alta ocupación, ni tan sólo los fines de semana.

Pagar el 50% de ocupación de terrazas no cubre las pérdidas. Seamos serios, por favor. Y si esto es tan importante, lo que debieran plantearse es que los vecinos que viven en la calle Baixador no paguen dos meses de vado (53 días que no pueden utilizar suis garajes) y compensarles también por las molestias. Vamos a dejarnos de parafernalias de cara a la galería y vamos a ser realistas y serios (ya sé que es mucho pedir, pero lo podían intentar)

Quiero recordar que también hicieron reuniones con los vecinos para informar de la aplicación del plan de movilidad (que vuelven a la carga y siempre antes del verano) y que esas reuniones no sirvieron de nada, aunque hubo muchas reuniones, se hicieron en horarios a los que nadie podía asistir, consistieron en reuniones no-participativas sino meramente informativas, que es como han sido la mayoría de reuniones con los hosteleros.


Esto ya lo hemos vivido antes. Y aprovechando la experiencia, en lugar de mejorarlo, se empeora. "L'apunt" del Diari del Baix Penedès, pertenece al anterior equipo de gobierno, que hizo unas obras en el paseo marítimo de Calafell antes de semana santa y quedaron en no hacer nada más hasta después del verano. Pues no vean ustedes la que armaron Olivella y compañía, llegando incluso a pedir dimisiones por esto, cosa que hicieron también por las obras de la C31 en 2008. Incomparablemente ¿ahora les molestan las críticas?

No entiendo por qué, ya que ellos están repitiendo errores de otros pero, además, los están haciendo peor porque ya cuentan con una experiencia previa y, además, hacen lo mismo que ellos les criticaron a otros anteriormente. Cuando Olivella estaba en CIU criticaba que se hubiesen hecho otras obras que afectaron a los comercios, como las de la C31 en 2008, en Segur, que duraron meses dada la envergadura de la obra, pero que en verano ya se pudo utilizar.

No está bien que un concejal con estudios, al que todos le suponemos un cierto nivel (o se le puede suponer), diga que "las obras debían comenzarse en algún momento". Sí claro ¡pero no en el peor momento!. Si somos una localidad turística, o al menos pretendemos serlo (Olga Elvira me consta que está consiguiendo lo contrario), lo que hay que estudiar es en qué momento hay mayor actividad económica, mayor afluencia de visitantes, mayor facturación y con todos los datos en la mano, tomar una decisión perfectamente consensuada y no sólo basada en información y el aquí te pillo y aquí te mato. Es decir, que no se puede ni se debe hacer una obra -que tendrá varias fases- empezando con movimientos de palmeras y mobiliario justo antes de semana santa, levantando todo un tramo de paseo justo después y dejando una enorme zanja que convierte el paseo en un paseíllo y allí no cabe ni un alfiler. Las molestias las denuncian los hosteleros y también los peatones.

Todo esto debía haberse iniciado tras la Diada. A partir de aquí el descenso en ocupación es notable y 6 meses de margen, sobradamente. ¿Somos una localidad turística o qué somos? es como si el ayuntamiento de Barcelona dejara de hacer las obras en agosto y se pusiera a hacerlas cualquier otro mes con plena actividad. Aviso a los de las ciudades: si vienen en agosto y se creen libres de las obras de su ciudad, tranquilos, aquí encontrarán un paseo marítimo totalmente desmontado.



Tal vez estemos con la fachada de siempre, hacen pocas obras pero luego cuando llega la temporada, da la impresión de que quieren hacer ver a los visitantes que aquí el ayuntamiento trabaja mucho. Lo que sabemos los residentes es que llevan 3 años de vacaciones y ahora se van a volver locos a ver si son capaces de hacer en un año lo que no han hecho en 3 (Paseo, paso soterrado, CAP Segur, IES Segur, etcétera) aunque se han hartado de anunciar durante el mandato que estaría todo hecho en fechas que ya se han pasado y no se ha puesto ni un ladrillo.

Algo que ya hemos publicado en este blog, como recordatorio: El verano pasado, por ejemplo, nos encontramos con la plaza Pau Casals (Segur) cerrada y las obras paradas, en julio. El aparcamiento del hotel Segur en obras y por lo tanto nadie podía aparcar en plena temporada estival, la calle Carme Desvalls levantada también por unas obras que impedían el paso de vehículos hacia la playa; en Calafell, con aquella nueva estación de bombeo, más de dos años con la calle Mossèn Jaume Soler hecha un caos. En casi todas estas obras, podían haber esperado a septiembre o bien haberlas iniciado antes de la temporada fuerte.

Aquí vivimos al revés que en las ciudades. En ellas, en julio baja la actividad y en agosto se quedan semidesiertas. En Calafell, como localidad turística, es todo lo contrario; en verano es cuando más movilidad se necesita y menos problemas hay que generar ni a los comercios ni a los clientes.