domingo, 30 de julio de 2017

El peaje de la C32, una vez más

El viernes hubo una manifestación para pedir, por enésima vez, la gratuidad del peaje de Cunit / Cubelles de la C-32.

Asociaciones, Coordinadoras, Entidades, vecinos, y la mayoría de los representantes de los partidos políticos del Baix Penedés y del Garraf se juntaron en una acción unánime, con lectura de manifiesto y corte de la salida de la C-32 por media hora, de forma absolutamente pacífica, ordenada y sin incidencia alguna.
Sin repetir una vez más los conocidos argumentos sobre el agravio comparativo que suponen los peajes de la C-32 para nuestras comarcas, en particular para el Baix Penedés, que sufre además déficits en servicios ferroviarios de “Rodalies”, este tema supone un obstáculo importantísimo para resolver el problema de movilidad, y en consecuencia de generación de oportunidades de empleo, que tiene nuestra comarca, la de más paro de Cataluña.
Reivindicaciones ya clásicas, que en el caso de la N-340, y su alternativa, la AP-7, ha obtenido respuesta por parte del Gobierno Central, y el Ministerio de Fomento ha establecido la gratuidad de la misma entre Vilafranca y Ulldecona para vehículos que hacen el recorrido en el mismo día, y con descuentos importantes para el tráfico de camiones.
Pero,  la Generalitat de Cataluña, enfrascada en procesos que poco tienen que ver con los problemas del día a día de los ciudadanos, en vez de reaccionar con respuestas efectivas, sale con un proyecto de viñetas, que si bien funciona en lugares como Austria o Suiza, en el caso de Cataluña es absolutamente inviable, injusto y que en vez de resolver el problema, lo agravaría. En realidad, la propuesta, para llegar a ser efectiva, debiera pasar por una cantidad de trámites, debates, y problemas, que incluso si fuera una solución, que no lo es, tardaríamos muchos años en verla funcionando. Y mientras, ¡a pagar!
Es curioso, o no, que los representantes de ERC se hayan desmarcado en el último minuto de la reivindicación vecinal, en la que anteriormente participaban. Parece obvio que desde sus mandos en Barcelona les deben haber tirado de las orejas, y ahora apoyan la sinrespuesta eternizante de la viñeta injusta. Sus prioridades deben ser partidistas, y no las que se orientan a defender el interés de todos los vecinos.
Pero no importa. La reclamación sigue, y seguirá, hasta lograr que los vecinos dejen de ser explotados, sin conformarse con promesas de soluciones inviables y engañosas.


Francisco Ripoll Roig
Presidente del PPC del Baix Penedés
(artículo de opinión publicado con la autorización del autor)