martes, 9 de enero de 2018

Calafell da el empujón final al Pla de Barris del casco antiguo, que termina a finales de este año


En el pleno de ayer, el Ayuntamiento de Calafell aprobó algunos cambios en la gestión del Pla de Barris del casco antiguo, para encarar el último año. En el pleno ordinario de este enero, se ha acordado reforzar los mecanismos de gestión del Plan, a fin de dar el empujón final a las obras y proyectos pendientes, que tienen que acabar de forma improrrogable durante este 2.018 pero también para cerrar administrativamente ocho años de trabajo.

2018 es un año clave, porque acaba la última prórroga que ha tenido el Pla de Barris y es prácticamente imposible que haya ninguna otra. Por tanto, las obras y proyectos sociales y de dinamización económica deben estar terminados para que puedan recibir la subvención de la Llei de Barris.

De esta forma, la Fundación Santa Teresa del Vendrell se ha incorporado a la gestión del Pla de Barris, para el que ya ha trabajado en otros momentos de su vigencia. Esta incorporación ha permitido contratar personal, a cargo de los fondos del mismo Plan, para impulsar la tarea pendiente. De esta forma, también se ha podido crear empleo.

El proyecto de mejora integral del núcleo antiguo de Calafell se aprobó en 2010 y ese mismo año fue incorporado a los beneficios de la Llei de Barris la Generalitat. Con varias prórrogas en los plazos causadas por la crisis y los recortes presupuestarios, se habrán invertido unos 7 millones de euros, financiados al 50% entre el Ayuntamiento de Calafell y la Generalitat.