martes, 27 de febrero de 2018

Calafell "remunicipaliza" otro servicio, el de limpieza de equipamientos y edificios

El Ayuntamiento de Calafell ha decidido "remunicipalizar" otro servicio que tenía externalizado. Tras la grúa municipal, ahora es el turno de la limpieza de edificios y equipamientos municipales, que incluye una cincuentena de locales y unos 40.000 metros cuadrados de superficie construida. 

Esta medida significará un ahorro de unos 50.000 euros anuales, durante los próximos cinco años. Pero el Ayuntamiento espera obtener, además, otras mejoras, como por ejemplo subir los estándares de calidad del servicio.

En el pleno municipal extraordinario celebrado ayer, se aprobó la fórmula con que se "remunicipalizará" este servicio. En concreto, es a través de una encomienda a la sociedad municipal CEMSSA, que gestionará el servicio hasta 2022 con un contrato-programa que también se ha aprobado.

El coste que tenía el servicio externalizado es de 606.387,24 euros anuales. Una vez "remunicipalizado", bajará a unos 556.000. Inicialmente, habrá que hacer una inversión en maquinaria, pero que se amortizará pronto, ya que el coste principal de este servicio es el del personal y de los productos y material manual de limpieza (que son fungibles).

Además, las 29 personas empleadas por la actual contrata, con diferentes dedicaciones horarias, serán subrogadas y pasarán a trabajar para CEMSSA, con lo que no perderán su empleo.

Un objetivo que se ha planteado el Ayuntamiento es mejorar la calidad del servicio. Según una auditoría encargada hace unos meses, la limpieza de edificios quedó puntuada con un 7,2, en una escala que considera que más de 8 puntos son un servicio muy bueno; entre 6 y 8, bueno; y menos de 6, regular (o deficiente o muy deficiente a medida que va bajando). La mayor parte de locales municipales tenía una limpieza buena y algún llegaba a la categoría de muy buena. Sin embargo, hay una media docena que aprueba por los pelos o suspende directamente.

Para alcanzar este objetivo, y de acuerdo con los resultados de la auditoría, el nuevo servicio hará cambios. Por ejemplo, algunos tan sencillas como "agrupar" por proximidad diferentes edificios que deban ser limpiados por el mismo personal. Hasta ahora, no se aplicaba este criterio de forma general y se producían largos desplazamientos, tiempo que no se aprovechaba para limpiar.

El contrato externalizado que ahora acabará se adjudicó el año 2011 y estaba vencido. Su finalización ha sido aprovechada para estudiar si era más económico o eficaz continuar con la fórmula externa o coger la gestión directa. Es un proceso que el Ayuntamiento ha puesto en marcha, a partir de un acuerdo de pleno de marzo de 2016, a instancias del grupo municipal de la CUP. Este proceso se ha visto "animado" por el hecho de que hay varios contratos externalizados que acababan en el presente mandato o en los años inmediatamente posteriores.

El acuerdo se ha aprobado con doce votos a favor (PSC, PP, UAM, ERC y concejal no adscrito) y siete abstenciones (CiU y Ciutadans).