lunes, 11 de mayo de 2020

Acuerdo para convertir 58 pisos del "banco malo" en viviendas sociales en Calafell


La Sareb y el Ayuntamiento firmarán un convenio para ceder pisos para alquiler y emergencias
El Ayuntamiento de Calafell y la Sareb, el llamado "banco malo", han llegado a un acuerdo que permitirá crear una bolsa de viviendas sociales en el municipio. Según el convenio que están a punto de firmar ambas partes, Sareb cederá 58 viviendas al Ayuntamiento para que los gestione con alquileres sociales o para situaciones de emergencia social.

22 viviendas se entregarán en una primera fase; y los 36 restantes, en una segunda. La Sareb mantendrá la propiedad de los inmuebles, y el Ayuntamiento tendrá el usufructo, pagando un canon con unas condiciones muy buenas. Los gastos de adecuación que puedan necesitar las viviendas serán sufragados al 50% por la Sareb y el Ayuntamiento. Cada parte se hará cargo de algunos de los gastos posteriores. Por ejemplo, la Sareb pagará las reparaciones extraordinarias que puedan salir, mientras el Ayuntamiento asumirá el mantenimiento ordinario.

El Ayuntamiento se hará cargo de las medidas para prevenir la ocupación ilegítima de las viviendas cedidas según el convenio que permanezcan vacíos.

El alcalde, Ramon Ferré, explica que "esta es una gran noticia. Hace muchos años, de hecho varios mandatos, que trabajamos para conseguir tener vivienda social municipio. En los últimos tiempos hemos recuperado algunas viviendas, pero su número es muy insuficiente ". Ferré añade que "la última crisis convirtió en inviable hacer promociones nuevas de vivienda social, pero dejó muchas viviendas en manos de bancos a los que se podía dar este uso".

Ferré dice también: "Podremos crear alquileres sociales para familias en dificultades económicas, pero también dispondremos de un número de viviendas para situaciones de emergencia, que pueden ir desde un caso de violencia de género a una solución inmediata en caso de desahucio ".

Para evitar expectativas de inmediatez, el Ayuntamiento quiere precisar que las viviendas cedidas no estarán disponibles para su uso hasta dentro de un tiempo. Habrá resolver la situación de las viviendas que estén ocupados, o los que tienen situaciones precarias de propiedad, así como hacer las reparaciones necesarias, antes de abrir inscripciones. "Pero sí quiero anunciar que en el Plan de Rescate que aprobaremos próximamente, dentro del capítulo de protección social, hay una partida de dinero importantes para hacer las obras de adecuación de las viviendas", dice el alcalde.