sábado, 18 de agosto de 2007

Verano diesel

Es una expresión de la hostelería. Mucha gente en movimiento pero con poco consumo. Muchos paseantes, el paseo marítimo lleno y las terrazas vacías.

Correcto. Si al subidón de los tipos de interés le añades que la hostelería de Segur es cara y por lo general mala, difícil, muy difícil que llenen las terrazas. Ya no se hace el agosto en agosto, ni creo que se vuelva a hacer con el turismo cochambroso que el ayuntamiento permite y que immobiliarias, constructores y especuladores varios han traido a esta zona que, años ha, gozaba de un turismo extranjero decente y de nativos con posibles. Pero hemos pasado de la torre de François y Suzanne al zulo alquilado por Dimitri y Tatiana Pokapast donde se meten ciento y la madre; y hemos cambiado al Señor López y su berlina familiar por el 'jundaiz cupé' del Crijtian y la Vane. Arrikitaun, taun taun...

Pocos son los locales del paseo donde puedes pedir un café irlandés bien hecho y que te lo sirvan con una sonrisa. Pocos los que sirven un arroz con bogavante que no tenga pinta de estar hecho en serie y que no te lo sirva un tipejo sudado que se cree gracioso contando chistes zafios y que vocifera cual gitana vendiendo artículos DDP (de dudosa procedencia).

Pulpo a la gallega, cerveza negra y cortado: Año 2001, mil pelas. Año 2007 18 eurakos. El mismo producto multiplica su precio por 3 y hasta por 4 en sólo 6 años.

Con semejante combinación de precios desorbitados, mal servicio y un turismo con menos pasta que Tarzán cuando se baña, a ver si no es lógico que haya un verano diesel.

Y más que va a haber.