martes, 19 de agosto de 2008

Esto mata (2)

José M. Baselga - 19/08/2008 11:00

Los motoristas del Baix Penedès reclaman que los guardarraíles recientemente instalados en la carretera C-31 a su paso por Calafell incorporen un sistema de retención bajo la elevada bionda colocada para minimizar los accidentes de moto. Señalan que «la obra ha quedado mortal ya que un motorista cabe bajo la barrera» y además, los postes que sujetan la bionda están sin protección, por lo que son «autenticas guillotinas».

Tal y como de momento ha quedado la obra, en caso de caída y deslizamiento, un motorista pasa bajo la barrera precipitándose al terraplén «con el agravante de que muchas motos también caben por el agujero y caerían sobre el motorista», explica el presidente de la nueva asociación motera de Calafell, José Giráldez.

«Eso en el caso de que el motorista no impacte con las guillotinas que son los postes que sujetan las barreras. Tal y como han quedado los guardarraíles, serían los únicos elementos que pararían el cuerpo del motorista, pero con resultados fatales ya que no tienen ninguna protección para evitar lesiones graves o amputaciones».

Todos los grupos
La Penya motera Pakí Payá, con sede en Cunit, y miembros del Harley Davidson Club (HDC) de Catalunya, en Calafell, también han denunciado el peligroso estado en el que creen han quedado los guardarraíles. Ángel López, de Pakí Payà, apunta que «nos extrañó cuando vimos las obras que la bionda quedase tan alta». Por su parte Joan Carles Guasch, expresidente del HDC considera que «debe faltar de colocar una barrera bajo la que se ha puesto».

La renovación de los guardarraíles que se ha realizado en las ultimas semanas a ido a cargo de la Generalitat, titular de la C-31. Desde el Departament de Política Territorial se explicó ayer que ahora da la sensación de que la barrera de protección ha quedado alta, pero está previsto que el próximo septiembre se hagan obras de reasfaltado «y se incrementará la altura de la carretera unos 10 centímetros». Sin embargo no se apuntó la posibilidad de colocar una segunda bionda.

Y es que los moteros señalan que para que el guardarraíl sea efectivo, reduciendo las lesiones de gravedad en caso de accidente, haría falta colocar bajo la actual una segunda barrera que absorbiese el impacto pero sin ser un muro rígido. «Y eso no puede esperar. Mañana puede haber un accidente con graves consecuencias», advierte Giráldez.

Movilización
Los motoristas señalan que se trata de una obra urgente. «Es de una zona costera donde hay muchos que utilizan la moto». Además, en el Baix Penedès hay una gran afición con tres numerosos grupos de aficionados que organizan diferentes concentraciones multitudinarias a lo largo del año. Los motoristas del Baix Penedès no descartan realizar movilizaciones para solucionar los riesgos que supone un nuevo tramo de carretera con quitamiedos peligrosos.

La situación en la que se encuentran muchos quitamiedos en las carreteras ha provocado multitudinarias manifestaciones de motoristas. Diversos estudios apuntan que en el caso de impactar contra uno de los postes sin protección, es suficiente una velocidad de 30 kilómetros por hora para segar una pierna o un brazo o partir la columna vertebral. También se apunta que las barreras son la causa del 15% de las muertes en accidente de moto.

____________

A veces hay bonitas casualidades. Aunque desde luego cualquier motard que pase por la zona verá lo mismo que he visto yo esperando -desesperando- a ver si ponían la protección inferior y se habrá indignado como te indignas cuando ves que te juegas la vida. Si el articulo de Diari de Tarragona -(gracias mil)- sirve para salvar una vida, o evitar que alguien resulte con un miembro amputado por un resbalón, será porque estas fotos ya sólo serán para el recuerdo.