martes, 13 de noviembre de 2012

Pitada a Esperanza Aguirre en Calafell

 

Sigo preguntándome lo mismo ¿cuánto dinero nos ha costado la visita de Aguirre? entre Mossos (secreta incluída) Policía Local, los trabajos de la brigada y lo que ya se ha explicado en esta entrada anterior ¿hay que costear esto? y otra pregunta ¿el resto de partidos suponen este dispendio? ¿verdad que no?
Es tercermundista que para traer a alguien como Aguirre se dediquen unos medios, que podrían estar haciendo algo de provecho, pagados por todos.


Algunos preguntaban ¿por qué han venido a pitarla? Pues porque un personaje como Aguirre es un insulto a la dignidad de la política y de las personas. No es la única, por desgracia los hay de todos los colores. Pero la mamandurrias que tiene colocada a la familia por la gracia de Dios (como decía el difunto aquel del "valle") y luego viene aquí a hablar del buen gobierno de Rajoy y lo mucho que le deben los catalanes (hay amigos dentro y me están explicando de qué va el rollo) es como para sonrojarse. Por eso se la ha pitado.

De hecho, en el mitin ha soltado una de sus famosas "perlas": una referencia a "esos de fuera, que son unos okupas". Comparada con muchos de esos "okupas" la funcionaria Aguirre es una palurda cateta provinciana. Anda falta, muy falta, a pesar de los años en política, o tal vez por eso. Todavía no ha entendido que cada cual tiene derecho a expresar lo que piensa. Nadie le ha reventado el acto, pero con ese estilo cafre lo que conseguirá es que un día le revienten un mitin entrando a la sala y que se líe, cosa que ni pasaba por la cabeza de los que la han silbado. Si no le gusta, que no hubiese venido aquí a tocar lo que no suena.

Otra chorrada más: ha hablado de que Catalunya independiente sería una república bananera. Es como la Camacho, que se olvida de cómo tienen ellos España. Un reino patatero.

Habría en total, unas 200 personas, por la capacidad que tiene el gimnasio del Pavellò Jaume Vilamajó. Gracias, para Sandra Vingut, que ha venido expresamente a decirme que autorizaba la entrada para hacer unas fotografías (sólo fotos, nada de grabar). Porque la entrada, como verán en las imágenes, estaba más que controlada. Tela. Un mitin de separatistas puro y duro. Como me ha dicho un amigo, la historia se repite y algunos no tienen memoria y se repetirán muchos errores.