lunes, 4 de marzo de 2013

Nuevo caso de espionaje en Calafell : Drones de Vigilancia


Nos vamos modernizando. 

La semana pasada saltó la liebre del espionaje pueblerino-calafellenc porque aparecieron unas fotos de un yayu en el blog, que acabaron en la prensa, pero es un espionaje malo, malo, malo. Espionaje de cuchufleta, cutre chapucero, propio de Mortadelo y Filemón. ¿A dónde vamos a ir a parar? ¿el espionaje ya no es lo que era? Con eso no vamos a ningún lado. Y le pagan a final de mes por hacer esas y otras fotos. Así nos va.

En cambio, en este blog, donde todo es gratuito, vamos buscando nuevos métodos de espionaje que no parezcan de la TIA mortadelofilemonera, sino más bien algo serio. Siempre un paso adelante. Al principio, nuestros sencillos medios eran simplemente fotografías de baja calidad tomadas a hurtadillas por debajo del sobaco. Luego llegaron las blackberrys en salas de comercio. Más tarde micros más pequeños difíciles de detectar. Después empezamos a disponer de mejores móviles y con mayor definición. Más tarde pasamos a las minicámaras de foto y vídeo. Después a las minigrabadoras digitales, activadas por voz, escondidas en paquetes de caramelos. Después a la utilización de VoIP para transmitir en tiempo real lo que se cocía en algún sitio. Y vinieron las gafas espía, los bolígrafos espía, los relojes espía y hasta los calcetines espía (perdón, eso creo que no, es que me he emocionado). Pero faltaba algo que revolucionase de verdad el espionaje en Calafell.

Y hete aquí que salta la sorpresa. Nuestro amigo y colaborador Kevin A. S. ya dispone de lo último: ¡¡ UN DRON !!, sí, sí, como lo oyen, un aparato de última tecnología, tripulado a distancia desde su tablet, que deja en la prehistoria a los minihelicópteros de Websegur. Con una autonomía más que suficiente, el Dron va equipado con un avanzado sistema RX/TX de transmisión y recepción de datos, cámara digital y receptáculo con bombas fétidas por si es necesaria la huida, dejar atontado al enemigo.

Desde una tableta digital es posible controlar a la perfección el ingenio volador que, no es broma, toma fotografías en alta resolución, a una distancia suficiente para que no se oigan sus motores. Pueden ver un ejemplo en estas fotografías tomadas a una considerable distancia y, si se fijan en el vídeo (0:16), podrán ver como desde la tableta digital se pueden ver las imágenes que retransmite el DRON de los pilotos, en la misma pantalla de la tableta. 

De hecho, señoras y señores, mientras redacto estas líneas, tengo al DRON fuera, espiando a través de los cristales de mi ventana. Lo han enviado para que no me desmadre con la entrada.

El modelo de DRON ESPIA, bautizado como K.A.S., no por la bebida gaseosa sino en honor al nombre de su piloto, ya está en pleno funcionamiento tras el tiempo de entrenamiento establecido por las fuerzas aéreas de Yuesei. Si hemos captado a políticos del anterior gobierno hasta haciendo burillas con los limitados medios de entonces ¿qué no haremos ahora con estos? tiemblen, políticos de Calafell. Se avecinan tiempos muy interesantes.

 IMAGEN ESPIA 1
 IMAGEN ESPIA 2

Así pues, nuestra tecnología Cheims Bond sigue adelante, pero ahora ya es posible que ninguno de nosotros tenga que moverse de casa para captar imágenes que provoquen la hilaridad de todo Calafell. Aunque tampoco hace falta que se tomen fotografías o se filmen vídeos para reírse, porque desde que la regidora de Comerç i Turisme habló del espionaje del hockey, todavía se escuchan carcajadas por toda la población

Por lo tanto, si en uno de los próximos actos del alcalde convergente, o la alcaldesa pepera, de repente ven a lo lejos aproximarse un OBNI (Objeto Bloguero No Identificado) que se queda suspendido en el aire sobre el evento hasta que el guardaespaldas del alcalde, ojo avizor, raudo y veloz, se lía a tiros con él, abatiendo a cuatro o cinco espectadores y haciéndole una raya nueva al peinado del orador u oradora antes de alcanzar una gaviota y ver decepcionado como el DRON se aleja tras descargar un par de bombas (fétidas), pues no lo duden, podrán ver los disparos cinco minutos después en este humilde blog.

(lo digo bajito, que no me oigan: el DRON se acaba de ir, creo que les ha gustado mi entrada de blog, menos mal)