domingo, 10 de marzo de 2013

Presidente del PP Calafell insultando a posibles turistas franceses


Ahí lo tienen. En publicación en abierto de facebook, el presidente del PP de Calafell, Francisco Elvira, papíto de la regidora de turismo, llamando cerdos a los franceses. Esta es "buena" porque luego ¿se irán a Francia a buscar turistas?. ¿O ahora van a buscar a los viejos comunistas de la rojísima Rusia, madre de la extinta URSS, allí donde la revolución bolchevique terminó con una dictadura y empezó con otra?

Se puede ser cateto, inculto y cerril, pero es mejor estar callado y no descubrirlo a los demás. Lo digo porque si Grecia es la cuna de la democracia, Francia es la primera nación de la democracia moderna europea, que empezó a establecerse a partir de 1789 (año de la revolución). Pero a algunos peperos de la caverna, hablarles de democracia es hablarles de un concepto que tururú.




Francia, además, sirvió para que muchos emigrantes españoles pudieran enviar dinero durante los peores años en que el dictador asesino tuvo a este país sumido en la miseria de una posguerra. Y salvó la vida de miles de exiliados del gobierno legítimo de España. Y ahora, por desgracia, otra vez los españoles vuelven a emigrar a Francia y Alemania porque aquí no hay trabajo. Le debe molestar a Francisco Elvira que la televisión francesa muestre al presidente de un país que tiene el record de paro, cuando el PP prometió crear 3.500.000 puestos de trabajo. Tal vez le moleste que el guignol muestre como un mendigo a Rajoy, con un país en quiebra, con hambre y desahucios, mientras la corrupción del PPSOE llena las pantallas de los noticiarios cada día y mientras el país se va a la porra, ellos se pelean entre sí. Pero de todo eso no dice nada Francisco Elvira.

Si quieren ver el terrible video, a partir del minuto 5'45. 
Veuillez installer Flash Player pour lire la vidéo

Rajoy llega al plató, le pide al presentador dos euros. El presentador se los da  pues lo confunde con un mendigo rumano. Le dice que está esperando al presidente español Rajoy y entonces él le dice "si soy yo, Rajoy"... pero no espera a la entrevista porque se va a comprar un bocadillo, que tiene hambre.

¿Recuerdan ustedes el guignol de Canal+ cuando España "iba bien"? entonces nos reíamos de todos los políticos, hasta del Papa, y no pasaba nada. Pero ahora que encarnan en un Rajoy impresentable algo que sucede de verdad en España (pobreza) mientras que Rajoy se va al fútbol o el PP da 700 millones para los toros, lo que le preocupa a este pepero es que se rían de Rajoy.

Francisco Elvira tiene muchas más "perlas" en su facebook, como insinuar que Evo Morales sería un salvaje con taparrabos si no fuera gracias a la grandísima España, nación que fue protagonista de todo un genocidio en un continente entero a partir de 1492. Pero ésta, la de los cerdos franceses, es como para dársela a los pocos franceses que vengan por Calafell como recibimiento.

Elvira, como político, es un fracaso, no le salió bien la historia de meterse en ADMC porque Parera y Romero le tomaron la delantera y entonces pidió que lo metieran en el PP (no lo hizo él por méritos propios) y finalmente endosó a su niña en el partido en el último momento en 2007, cuando en el PP descabezaron a Jordi Alcaraz. Ahora, parece que como nº 25 de la lista del PP y presidente del partido popular ha confundido ser presidente con mandar en el partido y también creer que puede hacer cosas como ésta como si fuera un ciudadano anónimo.

Hace falta una regeneración. Está claro. O el PP en Calafell se va a dar la torta del siglo. Los propios votantes de toda la vida están muy cabreados, los que votaron en 2011 a "la niña" y al bloguero, no se sabe ni quienes son porque casi ninguno quiere reconocerlo. El único que aguanta el tipo es Juanjo García. Ella últimamente encadena un ridículo con otro, mientras se va de ferias con su lobo bueno que no ha aguantado ni dos años.

Y con estas declaraciones públicas en facebook, flaco favor le hace el padre a su niña con los turistas.

Así que ya lo saben, cochons franchutes, aquí no les queremos. Y a Napoleón menos.

¡¡Viva los bolcheviques!!

(habrá más, este superhispano da mucho de sí)