sábado, 10 de agosto de 2013

Inspección fiscal y ridículos regidores de Calafell


Crean que no tenía ningunas ganas de sentarme frente a mi vetusto cacharro a escribir una entrada para el blog. Pero hay momentos, señoras y señores, en que el sonrojo habitual que le provoca a uno la clase política de Calafell se convierte en auténtica vergüenza. Esa misma que no tienen los políticos de Calafell que últimamente no paran de hacer el indio. Y no me refiero a los regidores del PP vestidos de indio, con una chamana, fumando pipas de la paz en la ermita de Segur sin permiso de nadie.

Me refiero, por desgracia, a que otra vez Calafell aparece en portada de un diario digital muy seguido en toda la provincia de Tarragona y también en el Diari de Tarragona, en L'Espigol y en varios más. Esto ya es una especie de maldición que viene Indiana Jones y hasta él palma.

La noche de miércoles a jueves, la guardia civil entró a hacer una inspección fiscal en l' Ateneu de Calafell, un local independentista de izquierdas. La operación fue un éxito rotundo. 500 kilos de hachís, 20 kilos de cocaína, 300 detenidos, 350 millones de euros en efectivo y un silbato.

¿Un silbato? sí, un silbato, pues fue casi lo único que encontraron. Un silbato porque le deben estar silbando los oídos a Paco Clavero, a Olivella y a todos los responsables del espantoso ridículo que está haciendo la policía (local y guardia civil, en la foto), el malestar que están generando en la población y lo mal que se llevan las cosas.

Un silbato. Porque no hubo más. La guardia civil ha recibido varios avisos y ha actuado en redadas en Calafell con un resultado que no da ni pena. Eso sí, aparecen con varios todoterreno, hasta con perro husmeador de sustancias estupefacientes (¿pipas transPPersonales?) pero el fracaso es total. El registro de l' Ateneu fue una risa y a lo que se dedicaron fue a identificar a los pocos que había en el local. Han generado una enorme alarma social y el sentimiento de rechazo porque se identifica con motivaciones políticas y con la sensación de acoso policial. Hace 2 días que las redes sociales echan humo, que la indignación va en aumento y los resultados de esas espectaculares redadas son de partido de costillada.


¿Qué me ha animado a sentarme un ratito de mis vacaciones? ¡ LA INDIGNACIÓN ! ni las ganas de broma, ni mi habitual ironía, ni entrar en el absurdo. Esta vez, para pasar al surrealismo y el absurdo ya tenemos a Paco Clavero y al ayuntamiento de Calafell en forma de alcalde calzonazos, regidores fachas y diversas especies de la fauna política calafellenca.

Si no se ha publicado antes este escrito mío es porque ha coincidido con la grandiosa actuación de Juanjo García de las Españas, adalid en cargarse esteladas y meterse donde no le llaman hasta el punto que empieza a haber mar de fondo. Y no quiero entrar en más detalles porque se está buscando que lo señalen con el dedo. Por tonto. No por su buen hacer. Pero no quiero hablar de un muchachito imberbe que se cree Fraga reencarnado. Yo quiero hablarles de l' Ateneu y la policía de Calafell. Ya toca.

En la redada, los agentes de la guardia civil, casi tantos guardias como clientes había en el local, estuvieron preguntando por los conciertos que se hacen allí ¿querían entradas? ¿alguna invitación? ¡si son en catalán! olvídenlo, la mayoría de guardias civiles no habla otra cosa que la lengua del imperio así que la letra y música de los conciertos no creo que fuese de su interés. Una "inspección fiscal" es la forma de definir una redada en busca de droga y se confirma que el ayuntamiento de Calafell dió el aviso y venía de "els comandaments locals de la policía" ¿Quieren saber qué policía tenemos en Calafell?

Para empezar, dos inspectores mejor que uno. Paco Longo, el Jefe (así le llaman) que le tienen relegado a PAUs y otras cosas como el plan de reordenación de calles, cuya idea no es mala pero la implantación que el hijo del "biguetes" ha hecho será estudiada en las universidades como ejemplo a no seguir. El otro inspector, J.A. Lorenzo, al servicio del partido y que durará lo que tenga que durar porque la plaza de Jefe de Policía la tiene en propiedad Paco Longo. No se entera mucho de las cosas pero hace lo que le dicen. Salir en fotos, por ejemplo. Para alguien que cobra alrededor de 3.900 euros limpios al mes, se me antoja un trabajo "muy duro". Y eso es lo que cobran los dos jefes de policía. 150.000 euros brutos al año entre los dos. Todo por un capricho de Olivella y la cara de Clavero. El que conoce la policía al dedillo y tiene 8 o 9 años de experiencia en Calafell, Longo, relegado, porque Clavero no lo traga y Olivella menos. Aquí se impone lo personal por encima de lo profesional.

Y así, en lo personal, las puñaladas traperas entre el alcalde y Clavero son legendarias. En este mandato ya empezaron con la elección de candidato en que Olivella montó un chiringuito y por sólo dos votos no salió elegido Clavero como alcaldable por CIU. Sólo se presentron Clavero y Olivella. Les recuerdo que Clavero es CDC, no Unió, como algunos creen. Olivella está ahí aguantado por Quim Nin (que no lo puede ni ver) pero "els amics d'Olivella" es un buen motivo para no armar jaleo. La niña de los ojos de Nin es Sandra Suárez, pero si ella se presentase como candidata, CIU se hundiría más de lo que se hundirá en 2015 y podrían visitar el Titanic, de tan abajo como llegarían. Pues bien, sepan que, pedido expresamente por el PP, el puesto de regidor de Seguridad Ciudadana era para Juanjo García, ese regidor pepero que anda quitando esteladas al grito de "¡Santiago y cierra España!", pero Olivella le dió la policía a Clavero (que tenía sanidad) "i deixeu-lo que s'estrelli".

En la policía suceden cosas muy extrañas. Ustedes, queridos(as) lectores(as) pensarán que Calafell es una olla de grillos. No, es sólo una olla, a secas. Hasta los grillos se han hartado y se han ido.

Que haya zonas de manteros pactadas, es decir, oficiosamente pactadas, donde no hay bronca es algo que debe conocer la población. Debe conocerlo porque se lo explicamos aquí, ya que otra cosa no hay. No se ha hecho todavía el CMSC (Consell Municipal de Seguretat Ciutadana) y a menos de dos años de las elecciones poco hay para hacer, con lo que el ciudadano participa poco y no se entera de nada. Como tampoco se entera de que las redadas que ha hecho la guardia civil, esas "inspecciones fiscales" han sido un completo fracaso. ¿Quién les da la información en el ayuntamiento? ¿Bob Esponja?
HOJA DE INSPECCION DE LA GUARDIA CIVIL


¿DROGAS AQUI?

¿Quieren saber más? El Q5, el famoso cuadrante que iba a ser la salvación de todos y la panacea organizativa, no funciona. El Q5, cuadrante de cinco semanas de turnos rotatorios M/T/N ha llevado a una reducción de la presencia policial. Y ¿quién patrulla la calle? ¿quién representa la tan solicitada figura de policía de proximidad? ¡Los Mossos!

Los Mossos d'Esquadra vienen a Calafell a hacer de policía de proximidad. Increíble, pero cierto. Son ellos los que hacen ese tipo de patrulla a pie charlando con comerciantes y ciudadanos. Pero tampoco es que haya una pasión por venir a Calafell, si Clavero se ha ganado la antipatía por méritos propios. Por un lado les aprieta y por otro les da estopa. Mal, muy mal. ¿Tienen que andar cubriendo los mossos funciones propias de una policía local? ¿pero esto qué es?

Con el nuevo cuadrante, que se vendió como "el final de las horas extra" lo que sucede es que los agentes tienen unos días recuperables que servían para cubrir el hueco de horas de trabajo no cubiertas por el cuadrante. En "turno americano" puro y duro sucede algo similar pero no se cubre con horas extras sino con un 7M-3, 7T-3, 7N-8 (7 días de trabajo, 3 festivos, hasta terminar turno de noche y 8 días de fiesta). Los agentes ya llevan muchos días recuperables cubiertos y eso significa dos cosas: o menos policía en la calle el resto del año o a cobrar horas extra.

Ni siquiera funciona bien la grúa. La que hay ahora es, seguramente casualidad, llevada por un amigo de un regidor. Pero hace servicios puntuales, de forma que en una verdadera movida, como el carnaval de verano, no hay servicio de grúa suficiente para limpiar el paseo de coches. Eso ha sucedido este verano, pero ni eso, ni nada de lo que les cuento aquí, ha sido ni será publicado en ninguno de los medios de propaganda de Olivella. Porque como ellos hacen propaganda y yo doy información, una cosa y otra son incompatibles.

Son más los problemas que se generan con el Q5, algunos aún no se han puesto de manifiesto al 100%. Y esperen, que aún no ha entrado en escena el reglamento de segunda actividad, que permite a un agente que le quiten parte de sus funciones y también de su sueldo. Señores policías, como yo sé que siguen este blog cada día e incluso se quedan un poco decepcionados cuando no se publica nada dando caña, hoy les habré puesto contentos. Puede que hasta cachondos. Hablen con los sindicatos y con Montse López sobre el reglamento de segunda actividad y sobre cómo piensan solucionar los 4 meses que quedan de año, basados en el Q5, esas mentes tan ilustres llamadas cargos electos.

Se acerca septiembre y vamos a empezar una gran fiesta que durará hasta el 27 de mayo de 2015. Estoy, estamos, de vacaciones. Y así quiero seguir.

Pero la enorme vergüenza que he sentido al ver lo que hace el regidor campeador, la que lían los "comandaments locals de la policia" y la horrible imagen que da Calafell con todo esto, me han hecho adelantar alguno de los contenidos.

Les veo en septiembre. Descansen, sean buenos y sobre todo, antes de entrar en cualquier local de Calafell, vacíense los bolsillos y entren con el carnet en la boca. Y cuidado con llevar una estelada porque les pueden cachear o puede aparecer un chalado gritando por la calle, seguido de una fumadora de incienso místico, que intenten arrancársela de las manos.