jueves, 14 de noviembre de 2013

Un alcalde que no escolta els seus ciutadans no és un bon alcalde

Queridos lectores, queridas lectoras, estoy consternado. Consternado puede ser una mezcla de constipado y resfriado, pero no, no, no, es consternación superlativa lo que siento hoy. Mis compañeros blogueros, simpáticos ellos, me pidieron que hiciese yo esta entrada dedicada a un alcalde que no escucha a sus ciudadanos y, por lo tanto, es un mal alcalde. No puedo llegar ni a imaginar qué alcalde debe ser ese que no escucha a los ciudadanos. Veré si este gran vídeo de 25 segundos me saca de dudas...

 

Ok. De acuerdo. Joan Olivella dice que un alcalde que no escolta els seus ciutadans no és un bon alcalde. ¿a quién va dirigida esta frase tan lapidaria? Pues, según los numerosos correos que han enviado a este blog distintos ciudadanos de Calafell, parece que el alcalde que no escucha a "els seus ciutadans" es...

¡ JOAN OLIVELLA !

¡Córcholis! qué digo córcholis... ¡recórcholis! ¡cáspita! ¡cuyons! ¿cómo es posible? ¿qué ha ocurrido en sólo 3 años para que Joan Olivella ya no escuche a sus ciudadanos? ¡si decía en su videoblog que él los escucharía si gobernaba!. 

Y ahora, por lo visto, no los escucha, los banea, los borra, se los carga del feisbu (oh, ah) y no los recibe en su despacho. ¿No se lo creen? 

Correo número 1.
Un ciudadano de Calafell, es decir, un sufridor nato, entra una instancia al ayuntamiento preguntando para qué sirve entrar instancias si no se las contestan. Y describe, una por una, qué instancias espera que algún día se produzca el milagro y le hagan caso.


así, a lo tonto, lleva esperando respuesta desde hace 4 años a alguna instancia. Vaya, que ni le respondían antes ni le responden los que venían a cambiar las cosas. Bien, cambiarlas sí que las cambiaron, pues quitaron a los que había y se pusieron ellos a hacerlo peor.

Correo número 2.
Una ciudadana pide en varias instancias que, por favor, alguien le haga caso. Y relata, en cada una de ellas, como cada vez se siente más olvidada y menos atendida. 
En esta primera, explica que ha llamado varias veces al ayuntamiento para pedir hora. Varias veces ha dejado su nombre y apellidos, su número de teléfono en un contestador que salta porque nadie le coge el teléfono. Ni caso.
Pero ella es una persona con fuerza de voluntad, no se arredra ante la adversidad y lucha contra los elementos. Nunca mejor dicho lo de "elementos". ¡Menudos elementos!



Segunda instancia. Viendo que, cuando ya empieza noviembre, una petición de ser atendida por el alcalde, hecha en agosto, no ha sido atendida ni tan siquiera para darle hora, lo pide por instancia, a ver si así le hacen más caso.
La ciudadana sigue en su particular lucha porque le hagan caso, como no le atienden por teléfono, lo solicita por escrito.
A ver si así hay más suerte.
Tercera instancia. Aquí sí que ya nuestra sufrida ciudadana se ha empezado a mosquear un poco. El texto de la instancia es de los que se pueden enmarcar:

"Soy usuaria de la red facebook. Me han bloqueado por hacer comentarios de que el señor Olivella deje de fotografiarse tanto y esté más tiempo en el despacho trabajando. Por favor, el ciudadano tiene derecho a hablar y quejarse y las quejas deben tomarse como constructivas"



Ahora es cuando empieza el despelote. Algún lector, alguna lectora, dirá "halaa, que no es para tanto ¿cómo van a censurar a nadie en el facebook del alcalde?"
Pues sí, pero no censuran un comentario o dos, no. Se los cargan a porrillo. Van por faena, nada de censurar alguno de vez en cuando, si no son comentarios favorables. No. Se censuran todos los comentarios y a los que insisten en quejarse, los echan "estás bloqueado, te borro del feisbu, oh, ah"


Correo número 3.
En nuestro facebook empezamos a recibir una ristra de mensajes privados que decían "me han echado, me han bloqueado, me han borrado mi comentario, ta no puedo acceder" ¿a dónde? pues, prepárense, que esto es la bomba.



En el facebook de Joan Olivella, hace unas semanas, publicó unas fotos, esas en las que por lo visto le gusta tanto salir, con este párrafo:

"Amb l'eslògan "Sumes? Ens costarà menys" el Baix Penedès, a través d'EcoBP, vol concienciar a la ciutadania i fer-la partícep perquè reciclin més i millor. Invertim en infraestructura, invertim en concienciació, invertim en Medi Ambient. Albinyana, Banyeres, Bellvei, Bonastre, Calafell, El Montmell, Llorenç del Penedès, Masllorenç, Sta Oliva i El Vendrell fem pinya per la sostenibilitat mediambental!" 

¡Oh, qué bonito, qué bien! Cómo nos cuida Joan, qué felices somos todos gracias a él. Sí, pero... ¿qué sucedió aquí? pues que los vecinos que podían escribir en su facebook, le recordaron al alcalde el estado lamentable de las urbanizaciones, de los contenedores hechos un asco que hay en muchas calles, algunos como éste, que nos o envió en un correo una vecina desesperada:


 

O esto...

Ninguno de los comentarios de los vecinos faltaba al respeto. Le recordaban al alcalde que el alumbrado está encendido fuera de horas, que hay terrenos abandonados con colonias de gatos, ratas, que hay muchas cosas importantes y que menos hacerse fotos y más vivir en el mundo real. Vean:
(si no lo ven bien, hagan clic AQUI)


¿Saben que hicieron en el facebook del alcalde que escolta els ciutadans?

Esto:
Borrarlo todo

Borraron todos los comentarios de los vecinos. No dejaron ni uno solo de los comentarios. Así, ni Quim Nin, ni ninguno de los que estaban en el acto de los contenedores que vuelan con el viento y flotan calle abajo cuando llueve, podrán nunca llegar a leer que existen dos mundos: uno, el que vende Olivella en su facebook; otro, el real, el del día a día en Segur. Así se ve, ahora mismo, el chupireportaje de los contenedores, sin comentarios.



No es todo. Hace años, a los del blog, nos borraron del facebook del alcalde y de algunos regidores. Algunos ni siquiera pueden leerlo. Pero los vecinos que no son admitidos como amigos tampoco pueden comentar las publicaciones. Es curioso porque si les pagamos el faceboook, los móviles, los patufets, como mínimo tenemos derecho a verlo y a opinar. Pero tampoco se puede. No se puede opinar en el facebook porque te lo borran, no se puede opinar en el web municipal porque no dan ni esa posibilidad, si se pide reunión con el alcalde ya ven que pueden pasar meses, en los plenos no responden a lo que preguntan los vecinos sino que salen por peteneras y tampoco tienen valor de retransmitir por radio el turno de ruegos y preguntas del público. 

Cuando Olivella presentó su facebook -estando en la oposición- dijo "des d'aquest espai, us proposo que dialoguem, que participeu, que em doneu la vostra opinió, que deixeu els vostres comentaris al blog sobre les meves opinions, que parleu amb mi a través del Facebook i que debatem tot allò que em proposeu. Us demano que demostrem que pot existir aquest intercanvi, que el canvi és possible. La política ha de recuperar els valors democràtics i l'opinió de la ciutadania i de la societat calafellenca no pot ser ignorada pels que som representants polítics del municipi" (se puede leer el original AQUI. Más falso que un duro sevillano. Y nos los creímos, ustedes y nosotros.)

Ni Sánchez llegó nunca a algo así. Pero, señores lectores del blog ¿saben qué decía Olivella del programa "fil directe amb l'alcalde" que hacía Sánchez?
La gent del municipi truca i truca i mai passen les trucades. Hi ha persones que m’han confirmat que els donen excuses per no passar-les en directe, són aquelles catalogades per l’equip de govern com a gent conflictiva, és a dir, sense pèls a la llengua. El cert és que a cada programa estan passant dues o tres trucades... en una hora i mitja! Proposo canviar el nom del programa per ajustar-lo més a la realitat i que passi a anomenar-se “Hora i mitja amb l’alcalde”. 



PUES YA LO SABEN, O SE PORTAN BIEN, O EL NUEVO FICHAJE DE JOAN OLIVELLA, "LA OGRA QUE TODO LO LOGRA" LES BORRARÁ DEL FEISBU (OH, AH)



Y, discúlpenme, tenía que redactar una entrada sobre el aumento del paro en Calafell, pero me he quedado sin tinta en el ordenador y ya no puedo escribir más. Si no se han desmayado tras haber leído esta entrada (tiene mérito si han llegado hasta aquí y siguen leyéndome), les emplazo para la semana que viene, en que les hablaré del paro y otras cosas de la econosuya, aunque la llamen economía.