domingo, 1 de diciembre de 2013

Benestar Social de Calafell NO trabaja para las personas

PROCÉS CONSTITUENT - EL VENDRELL - 30.11.13

Voy a intentar no ser duro en lo que escriba ni, desde luego, permitir que el contenido de esta entrada pueda ser interpretado como aprovechar una desgracia ajena para criticar al desastroso equipo de gobierno que padecemos en Calafell. Así que haré un relato, lo más somero y lo menos subjetivo que pueda, respecto a una parte de lo acontecido en el pleno municipal del pasado jueves 28 de noviembre. Mi opinión ya la expresaré en los comentarios.

En ese pleno, entre el público, asistieron Toni, Manoli y otra persona más. Los 3 pasan apuros. Son víctimas de la crisis. Personas que tenían trabajo, vivienda, una vida lo más estándar y digna posible y, de un tiempo a esta parte, se han visto sin casa, sin trabajo y sin poder llevar un plato de comida a su mesa. 

En ese mismo pleno escucharon a una regidora, Olga Elvira, manifestar, sin ningún tipo de pudor, que le parecía correcto que su novio y ex regidor pepero, Juanjo Iglesias, se hubiese gastado más de 600 euros de dinero público en bebidas alcohólicas, en reuniones que no hacía en la regiduría de deportes, una de las más nuevas y mejor acondicionadas para ello, sino en los bares que la rodean.

Maria Verge
En ese mismo pleno escucharon también a Maria Verge, regidora de Benestar Social, decir lo siguiente:

"En la regiduría de Benestar no trabajamos para las personas (hace callar a otro). En la regiduría trabajamos con las personas. Eso es una reflexión que tenemos muy clara en la regiduría. Intentamos dar peces pero se intenta que aprendan a pescar peces. Benestar Social no es donde pides y te dan". Si no se lo creen, escúchenlo:


Toni, Manoli... venían a pedir que estos 18 días de Navidad no les cierren el comedor social. La regidora los acusó de mentir, les dijo que comida tendrían, personalizó contra ellos en el pleno, hubo incluso protestas por lo que estaba diciendo. Toni manifestó su desacuerdo por la situación de futuro cierre del comedor social. Dijo que no podrían comer ni recibir ningún tipo de ayuda. Manoli explicó que muchas personas no vienen al pleno por miedo a represalias, que no tienen nada y se ven abandonados. Pidió empatía y humanidad, frente a las palabras de la regidora Maria Verge, faltas de cualquier atisbo de ella. Toni dijo que ya está bien, sólo le faltaba oir que le iban a dar una caña, que ya sabía pescar y no se trataba de eso.

De todo esto ustedes no saben nada porque el ayuntamiento no retransmite por radio los ruegos y preguntas del público. Sólo retransmite lo que ellos dicen. No sé si es porque tienen miedo de que los oyentes de Calafell Ràdio sepan cual es la realidad y cuales son los problemas que preocupan a la ciudadanía, que sepan cual es el Calafell real.

No me extiendo más, les pido que vean con atención el vídeo porque así ustedes mismos podrán sacar sus propias conclusiones.


Antes de filmar, aunque es un acto público y se pueden tomar imágenes libremente, por respeto a la dignidad de las personas, pedimos permiso a los 3 y accedieron a ser filmados sin ningún tipo de problema. Esta es, por desgracia, la única manera de que lo sucedido allí pueda tener difusión, más allá de los 21 regidores que lo escucharon y las 10 o 12 personas del público asistente. Porque nunca retransmiten por radio las preguntas del público. Las preguntas, en definitiva, de Calafell.




Y mientras, la otra defendiendo que su novio regidor se puliera 600 euros en copas, sin ningún tipo de pudor.

Toni Duart desglosa los gastos en bebidas alcohólicas superiores a 600€


Respuesta de Olga: "está conforme, ella no lo controla" e indignación de Toni Duart porque ni siquiera le responden a nada de lo que ha preguntado sobre otros temas de gastos y costes.
Olga - Noviembre - 2013


En los patufets no aparecen nunca personas necesitadas, ni buscando en contenedores, ni los pasos inundados, ni las manifestaciones vecinales, ni nada que pueda ser motivo de que nuestro ilustre alcalde y su real séquito puedan, ni por asomo, perder algún voto por decir la verdad.