miércoles, 11 de diciembre de 2013

El ayuntamiento de Calafell rectifica: no cobrará los vados que no se usen

Perdonen ustedes por el título poco imaginativo. Quería haber puesto "al tercer día, rectificó" o "vecinos 1 - ayuntamiento 0". Pero he creído oportuno hacer un titular literal, sin el descojone que me supone ver que ante la simple perspectiva de encontrarse a una legión de vecinos presentando demandas, el regidor jotajota ha decidido que ya no va a enviar más cartas bomba, del conocido modelo tipo "te voy a meter un vado que te vas a cagar y tú me lo vas a pagar y no vas a rechistar".

LÉANLO AQUÍ 

Así es. Ayer dije en un comentario que "Alguien se va a jiñar ante la perspectiva de tener 3000 demandas, 3000 juicios, 3000 sentencias condenatorias y a pagar las costas" y, por lo que ven mis ojos, por las consultas que han llegado al blog y, sobre todo, por lo que publica el Diari de Tarragona, en el ayuntamiento de Calafell han hecho como algunos practicantes del sexo durante la era franquista, a falta de otros medios anticonceptivos: marcha atrás.

¿Por qué dan marcha atrás? pues es bien sencillo. El Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Tarragona dictó, el pasado 29 de octubre de este año, la primera sentencia firme en relación al recurso que presentó un ciudadano de El Vendrell contra la liquidación de la tasa de vados. Esa sentencia, para más tutía, no es recurrible por razón de cuantía. Y dio la razón al vecino. Luego se la detallo.

¿Qué significa eso? pues significa que, como bien apunté en este insigne blog, hay unos 3.000 vados en situación irregular en Calafell. Lo ha reconocido el propio ayuntamiento. Si vecino a vecino presentasen un contencioso contra el ayuntamiento, éste se vería en la situación poco favorable de ver como, sentencia del juzgado de Tarragona en mano, amparándose en que ésta generó jurisprudencia al sentar precedente, iban a perder muchos juicios y terminar, con toda probabilidad, pagando las costas de los mismos. Algo así no afectaría las arcas municipales ya que se trata de unas tasas que, a día de hoy, aún no se cobran, pero quieren cobrarlas. ¿Se imaginan cientos de demandas contra el ayuntamiento?

Pues es que las cosas no se hacen con cartas bomba acojonando al personal. Las cosas se hacen de otra manera. Hablando se entiende la gente, pero como el ayuntamiento cree que la gente funciona a base de fostios pues parece que sólo reaccionan ante la más que probable situación de un alud de demandas. Copio y pego del Diari:

El concejal Juanjo García (PP) explica que «no es justo que quien da de alta el vado de forma voluntaria y paga la tasa, vea que hay vecinos que usan el aparcamiento y no pagan». No obstante destacó que no se cobrará quien no lo use ni tampoco se cobrará la retroactividad que aplica el Ayuntamiento de El Vendrell cuando detecta vados sin legalizar.

Pero el concejal se olvida que el principio de igualdad tributaria no puede estar por encima de las dudas razonables y que cualquier presunción debe demostrarse. Y si ahora ha dicho esto, rectificando, ¿por qué mandó cartas a la gente metiéndoles el miedo en el cuerpo? si basándose en una presunción creían que iban a poder salirse con la suya, parece que no aprendieron nada con el PG de Sánchez: a la gente no se le toca la propiedad ni la cartera sin que haya consecuencias.

Y vuelvo a decir que la carga de la prueba debe recaer en el ayuntamiento. Ahora rectifican, ahora ya no dicen que por tener una puerta grande es susceptible de ser dada de alta como vado sin que el vecino tenga posibilidad de recurrir. Si un vecino demuestra que no lo usa, no se le cobra y punto. Si acredita que es trastero, pues se registra como trastero. Y punto. Y si aún así hay dudas, no es el vecino sino el ayuntamiento quien debe demostrar, como muy bien explica el Diari. Pero parece que la intención era recaudar a toda costa sin analizar los casos ni escuchar a los vecinos. A exprimir.

El estilo Harry el Sucio les ha salido mal. Algunos vecinos ya se enfadaron cuando se ejecutó el plan de movilidad (o lo que fuera eso que han hecho en algunas calles de Segur). El caso nos llegó al blog y ya habrán leído que miembros de algunos partidos de la oposición (ICV y PSC), se pronunciaron claramente. Jordi Álvarez apuntó que ni el comportamiento era ético ni, tampoco, como dijo Ramón Ferré, se hacen bien las cosas ya que, no sólo presuntos vados, ¡hasta balsas y piscinas de plástico las querían meter en los recibos!. Y luego decían que el absurdo de mis películas era insuperable....

Alvarez dijo "Cap ciutadà de Calafell es mereix que arribi a casa la mala hòstia del PP en format de carta. Cap ciutadà de Calafell es mereix aquesta manera abusiva de fer política."

Ferré dijo "El problema viene que se aplica al pie de la letra, sin comprobación previa, la inspección que se hizo con un vuelo aéreo (donde se detectaron las "piscinas") y las hechas a pie de calle por gente poco especializada (donde se detectaron las puertas de garaje). Debería hacerse un repaso antes de enviarse tales cartas a los ciudadanos"

La juez de Tarragona dio la razón al vecino precisamente por lo contrario de lo que afirma esa carta que estaba enviando el concejal de Vía Pública (tal vez mal asesorado o tal vez por su cuenta). La juez esgrimió que "el ayuntamiento se basa en una presunción sin pruebas a la hora de cobrar unos vados que no puede probar que se hayan utilizado.... no puede girar una tasa a cualquier vecino por el hecho de tener una puerta de garaje sin haber comprobado antes que se haga servir como entrada y salida de vehículos a través de la vía pública... habiendo dudas razonables o no pudiéndose demostrar que el vecino afectado accediera con un vehículo al aparcamiento de su finca, no es lícito girar la tasa". 

Como era de esperar, el ayuntamiento de El Vendrell dijo que eso no sentaba precedente. Lógico, no van a tirarse tierra en su tejado. Pero la realidad es que ante la palabra de un juez poco tiene que decir un regidor o un ayuntamiento. Aunque Olga Elvira piense lo contrario, como se ha podido ver en el caso de Xavier Gil, publicado en este maravilloso blog.

Esto no hace sino confirmar algo que dije antes de morir: "La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados". Aunque tratándose de cómo han ido las cosas y el cambio de tercio que ha tenido que dar el ayuntamiento, valdría esta otra cita del genio que fui:  "estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros".

Y eso no significa que todos los vecinos tengan razón. España es el país de la picaresca y los listillos. Esta fotografía es de un vado ilegal. La placa se la ha hecho el dueño de la casa con madera y cartón y un poco de pintura ¿donde? pues en Calafell, por supuesto.



Aquí dejo más información sobre este asunto, por si no se han quedado dormidos leyendo todo lo que he escrito