viernes, 28 de marzo de 2014

LA CAMPAÑA "TUETSELCRAC" DA SUS FRUTOS, DESAPARECE UN VEHÍCULO DEL DEPÓSITO MUNICIPAL


¿DONDE ESTARA MI CARRO?

   Nuevo escándalo municipal, en este caso y literalmente, de juzgado de guardia, un vehículo desaparece del depósito municipal, ¿magia, o incompetencia?, ¿habrá que añadir nuevas cláusulas a  las pólizas de seguro?..., vamos a intentar relatar los hechos desde un principio y juzga tú mismo:

   Un vecino de Córdoba es propietario de un inmueble en Segur de Calafell, concretamente en la calle Conde Gómez de Orbaneja, este señor alquila ese inmueble a un tercero que le abona el año por adelantado. Al año, el inquilino deja de hacer frente al pago de dicho alquiler, por lo que el propietario decide denunciarlo, se inicia entonces un proceso judicial que termina con el desahucio del inquilino. Llegada la sentencia, se cita al propietario a desplazarse hasta Segur y en compañía de la secretaria del juzgado, el juez y la policía, se procede a entrar en el inmueble. Este consiste en una vivienda unifamiliar aislada, por lo que en el garaje se encuentran con un vehículo propiedad del inquilino. En esa revisión aparece documentación dudosa en el interior de dicho vehículo,  por lo que el juez da orden de requisarlo para realizar una inspección más exhaustiva y se supone que la correspondiente investigación del individuo, así que se da orden de mandar la grúa y llevarlo provisionalmente al depósito municipal de Calafell.

    Posteriormente, una vez revisado a fondo el vehículo, tras la reclamación legal del propietario y en compensación a la deuda contraída por el inquilino, el juez adjudica el vehículo al propietario. El vehículo en cuestión es un turismo descapotable en perfecto estado. Desde el juzgado llaman al propietario que volvía a estar en Córdoba para comunicarle que tenía diez días para retirar el vehículo del depósito municipal y que estaba libre de cargas.

   La entrada del vehículo en el depósito fue en noviembre del año pasado, pero la que constaba en el registro municipal era de enero de este año, posteriormente el propietario reconoce haber firmado el justificante de la entrada sin darse cuenta de la fecha.

   El propietario se persona en el juzgado de El Vendrell donde le entregan la documentación y las llaves del vehículo junto al documento que certifica que el coche le ha sido adjudicado judicialmente y en el que se especifica que está libre de cargas y con los impuestos al día.

   Con toda la documentación en su poder, se dirige hacia las dependencias policiales para gestionar la retirada del vehículo, extraoficialmente y a través de su sobrino que le acompaña (vecino de Segur) le comenta el gruísta, que acaba de llevar un par de vehículos al depósito y que allí no aparece un vehículo con esas características, a lo que no dan mayor importancia pensando que quizá ahora lo tengan los Mossos bajo custodia.

   Una vez en las dependencias y tras el comentario del gruista, el propietario y su sobrino les comentan que se han enterado que el vehículo no está en el depósito, a lo que les responden, que sí, que el coche está allí, pero que no lo pueden retirar si no llevan una grúa. Ya que el vehículo no dispone de seguro, deciden llamar por su cuenta a una grúa; llegan con la grúa al depósito donde también acude una patrulla, empiezan a buscar y el coche no aparece, llaman a la central y les confirman que no puede ser, que tiene que estar allí, pero sigue sin aparecer.


   Acto seguido, vuelven a las dependencias policiales para averiguar lo sucedido y les mandan a Vía Pública, donde les dicen que el vehículo está DADO DE BAJA Y DESTRUIDO, a lo que el propietario y su sobrino insisten en que siendo un vehículo intervenido judicialmente ¿cómo se puede tocar?, consultan con el juzgado y les confirman que eso es imposible, que ese coche no se podía tocar y mucho menos destruir.

   Vuelven a vía pública, insisten en que el vehículo no se puede haber destruido y les dicen que presenten una instancia exponiendo la situación y los gastos ocasionados, pero les confirman que el vehículo ha sido destruido, que alguien ha metido la pata y que intentarán indemnizar los gastos ocasionados.

   Al pedir la documentación pertinente sobre la baja y destrucción del vehículo, se les requiere a que presenten una instancia para solicitar dicha documentación, a la cual cosa renuncia el afectado puesto que la gestión puede durar unos días y no puede permitirse perder más tiempo ya tiene que volver a Córdoba.

   Aquí tienen toda la documentación aportada:








   Información facilitada por Gregorio Urbano , sobrino del afectado y que acompaña a su tío en toda la gestión.


Las preguntas de un malpensado:
 ¿cómo es que la documentación que acredita la destrucción del vehículo no está disponible?.
¿Vamos a conocer al responsable de este "error"?
¿Cuánto nos va a costar a los contribuyentes?
La reflexión de todo ello, me la guardo, seguro que muchos íbamos a coincidir.
Ahora se entiende lo de la campaña "Tú eres el crack de este equipo", los megacracks ya llevan tiempo en él.

¡¡¡ANEM MILLORANT!!!