lunes, 24 de marzo de 2014

Sr. CLAVERO, NOS HA FALLADO

   Sr. Clavero, nos ha fallado, ya no nos hemos vuelto a poner en contacto con usted, porque lo consideramos una pérdida de tiempo visto el resultado producido y ya hemos perdido la confianza en su palabra y en su gestión al frente de la "Regiduria de Seguretat Ciutadana". 

   Para quien no esté al corriente y para refrescarle a usted la memoria, haremos un balance de lo acaecido; en esta entrada del viernes 14 de la semana pasada, nos hacíamos eco de la protesta de algunos vecinos por los avisos de sanción por estacionamiento de vehículos encima de la acera en la zona de la avenida de España de Segur, en dicha entrada, entre otras cosas, se comentaba de forma genérica la posibilidad de que existiera algún tipo de influencia por parte de algún familiar o amigo suyo al que pudiera molestar este hecho. Tal comentario le resultó molesto, incluso ofensivo a su integridad moral y/o política. Tras conversación con la secretaria de la asociación de vecinos, ésta accede a mediar entre nosotros y usted como responsable de dicha regiduría, a la que acude ella misma, el presidente de dicha asociación, usted y un servidor acompañado de mi pareja.

   En la reunión (sábado día 15) se expone el problema (detallado en la entrada que se cita) a la vez que usted manifiesta su desacuerdo por el desafortunado comentario (de supuesta influencia de amigo o familiar), una vez aclarados ambos términos, acordamos que usted como responsable y en calidad de regidor, se comprometía a que tal actuación no se volvería a repetir (puesto que se había tratado de un malentendido) y que nosotros, por nuestra parte, haríamos la pertinente rectificación de dicho comentario.

   A las pocas horas (domingo día 16) de la reunión se publicaba dicha rectificación en esta entrada, donde además se detallan los hechos que por un malentendido o mala interpretación por parte de los agentes se había producido y que son los que provocaron la protesta.

   Transcurren tan sólo tres días (miércoles día 19) y nos llega aviso de que se había vuelto a repetir la misma actuación (de nuevo, supuestamente errónea) exactamente en el mismo lugar. Ese mismo día me pongo personalmente en contacto con usted mediante conversación telefónica, en la que me comenta que la situación, transcribo literalmente "...ésto es imparable, no se puede controlar", pero me asegura, no una, si no tres veces, "que no volverá a pasar". En ese momento Sr. Clavero, se le vuelve a conceder el beneficio de la duda, un fallo lo tiene cualquiera, dos fallos, hasta cierto punto y según para quien, pueden ser tolerables, pero... Sr. Clavero; ayer domingo día 23 y por tercera vez, no es que se repitiera la historia, si no que ya se pasó a sancionar directamente (se adjunta la sanción) y se vuelve a producir en el mismo sitio.



   Hoy lunes día 24 entre las 10 y las 11 de la mañana se ha realizado otra batida sancionando a varios vehículos con 200 €, tras consultar con uno de los agentes para conocer la procedencia de las órdenes y la relación con su regiduría, hemos podido constatar su total ausencia de autoridad al respecto de dichas actuaciones.


   Entenderá Sr. Clavero que ya no podamos confiar en su gestión como político. Intentando no incurrir en una falta de respeto personal o consideración, le diremos que ahora la sospecha recae (insisto, sin ánimo de ofender) en su comportamiento, porque por un lado nos sentimos engañados, no una, si no tres veces, por otro lado entenderá que cuestionemos su gestión al frente de la regiduria, a las pruebas nos remitimos, si un regidor no es capaz de controlar lo que está a su cargo, ¿quién debe hacerlo?

   Somos conscientes de que usted no va a responder a través de este medio, personalmente le pido que ni se moleste en hacerlo cuando nos encontremos, por que no le voy a creer. Mire usted, el movimiento se demuestra andando, las palabras, no son más que eso, palabras, y no sirven de nada si únicamente se utilizan para callar bocas o salir del paso. Quizá ahora sea yo el ofendido, puedo tomarme su actitud como un menosprecio a mi buena fe, a mi inteligencia (la poca o mucha que pueda tener) y a la confianza que me hizo depositar en usted, independientemente de como me ha hecho quedar ante los vecinos.

   Déjeme decirle, Sr.Clavero, que no dice mucho a su favor el excusarse con un:  "yo no estaba al corriente, no es cosa mía, yo no he dado la orden...etc." Cuando uno adquiere una responsabilidad, y más, política, es con todas las consecuencias y tienen que estar capacitado para ello, de lo contrario,  no debiera meterse. Toda acción tiene una reacción y una repercusión, por cierto, una "no acción", también.

   No obstante, gracias por intentarlo, pero si sabía que carecía de la capacidad, actitud, aptitud y/o poder en su cargo para cumplir con su palabra, quizá hubiera sido mejor que no hubiera dado la cara, nos ha decepcionado y lamentablemente ha hecho que una vez más, tengamos que desconfiar del sistema, de la política, de los políticos y... de usted.