martes, 8 de noviembre de 2016

600 REPARACIONES DE ALUMBRADO. 221 ACTOS VANDÁLICOS O DE SABOTAJE.

Son incontables los comentarios de seguidores de nuestro facebook en los que explican que las luces de su calle no funcionan de noche y se en cienden de día, o están más de una semana sin funcionar.


Hace unos meses el alcalde apuntó a que se trataba de actos de vandalismo, a destrozos y manipulaciones intencionados, sabotajes en toda regla. Hasta que no se llevó a cabo la nueva contrata del alumbrado público no ha habido datos fehacientes. Y han confirmado que hay algun(os) gracioso(s) que se dedican a abrir los cuadros eléctricos.

La nueva contrata del alumbrado público de Calafell ha hecho ya más de 600 reparaciones en los seis primeros meses del servicio. Se da la circunstancia de que más de una tercera parte (221) corresponde a actos de vandalismo.

El nuevo servicio no da abasto porque la situación de la red de alumbrado era de total y absoluta precariedad. Pero las averías y desperfectos que se producen, y en particular las que comunica la ciudadanía a través del teléfono gratuito 900 103 078, se atienden todas, aunque pasen unos días.

Parte del problema es la obsolescencia de los puntos de luz, para algunos de los cuales no hay recambios. Es el caso de las bombillas de vapor de mercurio, que representan prácticamente la mitad de las farolas de todo el municipio. Esta tecnología ya no se fabrica ni se comercializa y la única forma de reparar una farola que la use es sustituirlo. Pero no tiene sentido cambiarlo por alguna otra luminaria tradicional, cuando próximamente todas las del municipio deben pasar a la tecnología led.

La empresa adjudicataria, Rubatec SA, presentará en los próximos días el plan de desarrollo de esta tecnología led, de acuerdo con el contrato, que establecía un plazo de seis meses para redactarlo.

El servicio de alumbrado público tendrá un coste de 14,7 millones de euros (IVA incluido) durante los próximos 15 años. Por primera vez, englobará la totalidad del servicio, incluido el mantenimiento integral, la renovación de la red y un plan de inversiones de eficiencia energética y ahorro de consumo. Del importe total, 3,3 millones de euros se destinarán a la renovación de puntos de luz para ahorrar electricidad, con la incorporación de tecnologías de bajo consumo, y 1,9 millones de euros a la renovación de una red que acumula históricas deficiencias.