jueves, 3 de noviembre de 2016

Gobernar en minoría: no se pasa el rodillo y se aprueban propuestas con mayor representación política

 

Europa, ese lugar que termina en los Pirineos, donde las masas se manifiestan por sus derechos y donde la política incluye la palabra "dimitir" y "responsabilidad" entre otras cosas, es un lugar donde los pactos de minorías con acuerdos puntuales forman parte de muchos gobiernos. Calafell, ubicada por debajo de los Pirineos, en este país llamado Trespercent o Españistán (elija usted lo que más le convenga) donde No es Sí y donde recesión se llama crecimiento negativo y las manifestaciones masivas son cuando gana el equipo de casa o la selección. Y donde el partido que gobierna intenta hacerlo siempre con mayoría absoluta. Lo que en nuestro blog hemos llamado siempre "EL RODILLO". 

El rodillo consiste en que de 21 regidores en Calafell, se hacen pactos para conseguir mayoría absoluta, es decir, 11 de los 21, y así se gobierna sin escuchar a nadie, sin acuerdos con nadie y el que manda hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere, sin que la oposición pueda hacer nada. Esto lleva ocurriendo desde que la ¿democracia? es democracia y se ha llegado a casos tan pintorescos como empates a 6 entre 2 partidos mayoritarios y el gobierno lo decidía un solo regidor de otro partido (una época en la que 6 de CiU y 6 de PSC dependían de pactar con un solo regidor del PP). 

Bien. Hasta ahora siempre ha sido así y así nos luce el pelo, porque hemos ido viendo subidas de IBI, de impuestos, de tasas, ignorancia total sobre las peticiones de los vecinos, el "perquè ho dic jo" (de Jordi Sánchez) o el "jo sóc l'alcalde" de Olivella. 

En las elecciones de 2015 sucedió algo nuevo. No gobernó el partido más votado, CIU, que sacó 180 votos más que el segundo (PSC), sino que el PSC, encabezado por Ferré,consiguió ligar un pacto a varias bandas, que no fue del agrado de muchos pero aportó algo nuevo: un gobierno en minoría que gobernaría mediante pactos puntuales. El voto se fragmentó mucho y 7 grupos tuvieron representación en el consistorio (CIU 6 regidores, PSC 5, UAM 2, PP 2, CS 2, ERC 2, CUP 2). 

Estaban obligados al diálogo para llegar a acuerdos. Es lo mejor que podía pasar. 

Inicialmente, el equipo de gobierno (PSC-UAM-PP) contaba con el soporte de ciudadanos en la oposición, que se lo puso crudo para pactar, pero como un regidor de C'S salió rana al cabo de dos meses, aquello pasó a la historia. Ferré extendió el brazo a la oposición (ERC, CUP y CIU). Los dos primeros han ido, paulatinamente, haciendo un ejercicio de responsabilidad política y han aprovechado la ocasión para presentar sus mociones que han sido aprobadas y van en beneficio de todos. 

En estos últimos días han sido varias las noticias que han aparecido en prensa, de las que los ciudadanos se alegran al saber que por una petición de ERC, apoyada por el equipo de gobierno, el recibo del agua va a bajar ya que se facturará por el consumo real, no como hasta ahora que, aunque no se gastase agua, se cobraban 30m cúbicos. O las basuras. O las ordenanzas fiscales. Lo del agua hacía muchos años que era una queja sin atender, iba en detrimento de los que ahorraban agua y en favor de los que la derrochan. Por ejemplo, un vecino que vive solo en un apartamento pequeño pagaba tanto como una familia de 4 miembros que viviera en una casa con jardín, ya que el mínimo (30.000 litros) se pagaba sí o sí). A partir del próximo mes de enero ya no será así. 

Tambíén la CUP ha presentado mociones que van en beneficio de la economía de los vecinos de Calafell. Por ejemplo, se han aprobado las ordenanzas fiscales con el apoyo de todos los grupos excepto CDC y CS (CIU está, por así decirlo, con el concepto de que hacer oposición es decir que no a casi todo). 

Ayer se celebró una nueva sesión plenaria. En ella, ha destacado el punto de la aprobación de las ordenanzas fiscales que entran en vigor el año próximo. También se han aprobado las subvenciones a los consejos de los municipios y las entitades de Càritas de Calafell de Segur. En lo que respecta a la aprobación de las ordenanzas fiscales: Las propuestas se trabajaron en 8 reuniones con los diferentes grupos municipales a excepción de CIU, que se autodescartó de participar en ellas. El regidor no adscrito, CUP y ERC votaron a favor conjuntamente con el equipo de gobierno (PSC-PP-UAM) después de que se incorporasen sus propuestas en las modicicaciones que se han llevado a término para el año próximo. Solo CiU y Ciutadans votaron en contra. La propuesta de ordenanzas pretende conseguir un modelo más justo y progresivo que favorezca a las personas con menos recursos y que pague más quien más tiene.