viernes, 23 de junio de 2017

Las restricciones a bicicletas en el paseo empezarán el 1 de julio


Este año se mantiene la restricción horaria de bicicletas en el frente litoral de Segur de Calafell. El Ayuntamiento quiere estudiar con tiempo las posibilidades con vecinos, comercios, asociaciones y grupos políticos y para ello se abrió un proceso de participación ciudadana el pasado 6 de abril. 

Eso significa que este verano, durante julio y agosto, las bicicletas sólo podrán ir por el paseo marítimo de las doce de la noche a las diez de la mañana y siempre que la presencia de peatones lo permita. Y el Ayuntamiento avisa que sancionará a quienes incumplan la norma.

Para ello se colocarán más señales en todas las entradas al paseo marítimo. El pasado año muchos ciclistas requeridos por los agentes argumentaban no haber visto las señales y este verano se pretende que esa excusa no tenga fundamento.



Por el momento, se ha descartado habilitar un carril bici en la calzada ya que obligaría a eliminar unas 300 plazas de aparcamiento y el comercio de Segur se opone de forma contundente, durante las reuniones con el ayuntamiento se acordó estudiar otras opciones.

La alternativa de un carril sobre el paseo también genera recelo entre las asociaciones de vecinos que recuerdan que las experiencias de zona de convivencia no han dado resultado por la velocidad a la que van algunos ciclistas y que hubo atropellos de personas de edad avanzada. Tres ancianos fueron atropellados en 2015, uno de ellos tuvo que ser hospitalizado. Las asociaciones de Segur ya pidieron la restricción en 2013 visto el resultado.

Por ello se opta por seguir estudiando la situación y mantener la restricción. Los carteles ya han comenzado a a colocarse y la vigencia será para el 1 de julio.

Donde también se mantiene la prohibición de ir en bici por el paseo marítimo es en El Vendrell. Está prohibido desde mediados de junio hasta mediados de septiembre.


El carril bici ha levantado polémica en Calafell desde que en 2011 se hiciese uno en la calzada que, tras el cambio de gobierno, llevó a su desaparición en dos meses, con un montón de dinero para nada. CIU "hizo" un carril de convivencia en el paseo, tras consultarlo en un "gran proceso" de participación con 7 personas, con la obligación de elegir una de las opciones que planteaba el ayuntamiento (no fue un proceso de participación, se hizo a puerta cerrada) que se demostró completamente ineficaz porque los accidentes y las quejas fueron en aumento hasta el punto de tener que restringir el horario de circulación de bicicletas. Y esto sigue igual hasta ahora.