lunes, 31 de julio de 2017

Los okupas de la polémica casa okupada de La Bonanova, dejan la vivienda



Esta semana ya ha quedado desalojada la vivienda de la Bonanova. La polémica estalló hace unos meses y ha salido en todos los medios de comunicación nacionales.

Hace 4 años, esta vivienda, que proviene de una dación en pago, iba a ser comprada por JDH, que hizo un contrato de arras con el banco, pero luego se la encontró ocupada y se encontró sin casa, cuando ya había vendido su piso para poderla comprar.

Los okupas vivieron ahí sin más problemas hasta que JMT compró la casa, Según explicó en su momento el comprador, antes de formalizar la compra con el banco, habló con los okupas para explicarles sus intenciones y les ofreció 10.000 euros para que se fueran. Según dijo, los okupas aceptaron y compró la vivienda.

Pero cuando ya estaba hecha la compra los okupas dijeron que no se iban. Un día en que los okupantes de la casa salieron, el nuevo propietario entró y fue denunciado por violación del domicilio. 

Los Mossos d’Esquadra le indicaron que tenía que salir de la vivienda y que en todo caso podía denunciar la okupación de su propiedad. En España sólo los jueces tienen la potestad de ejecutar un desahucio. Y el derecho a la inviolabilidad del domicilio está por encima del de propiedad.

En estos meses se han vivido situaciones tensas. En una ocasión los okupas denunciaron que diversas personas les coaccionaron para que se fueran. El comprador también dijo que había ofrecido pagar a la familia un año de alquiler en otra vivienda que elijan, pero que tampoco quieren. Ahora paga unos 900 euros al mes por la casa que tiene okupada y 400 de alquiler en la que vive.

El caso apareció en los medios de comunicación y estalló la polémica. Esta se acrecentó cuando Sorea cortó el suministro de agua, hace menos de 2 semanas, ya que, según el ayuntamiento, se les había ofrecido la posibilidad de regular su situación, con un contador y recibir ayudas para el pago de suministros básicos. Sobre el corte del agua el Ayuntamiento recuerda que ya acordó con la empresa que gestiona el servicio abrir una línea de ayuda para pagar recibos de personas con necesidades, pero destaca que la casa okupa carecía de contador y que la familia tiene ingresos.

Finalmente, este fín de semana la vivienda ha sido desalojada por los okupas.