lunes, 29 de enero de 2018

El Ayuntamiento comienza a mejorar la seguridad de los cruces para prevenir atropellos


El Ayuntamiento de Calafell ha empezado a mejorar algunos cruces del municipio para prevenir atropellos, que se han disparado en los últimos tiempos. Los trabajos consisten en mejorar la visibilidad y ampliar la zona de paso de los peatones, y las afectadas son las que presentaban más defectos de seguridad.

En 2016 se produjeron 21 atropellos en el municipio. muy por encima de todas las estadísticas: Calafell sufrió 0,86 atropellos por 1.000 habitantes, cuando los municipios de 20.000 a 50.000 habitantes, tuvieron de media su 0,36, y en el conjunto de Cataluña, 0,44.

El departamento municipal de Movilidad, conjuntamente con el Servei Català de Trànsit, ha identificado los cruces más precariOs en cuanto a seguridad para los peatones. 
Son seis: calle Villarroel con Carrer del Mar; calle Prat de la Riba con calle Carme Desvalls; calle Ribera d'Ebre con carretera del Sanatori; rotonda de la Cruz Roja; rambla Mossèn Jaume Soler con la calle Alfons Mañé, donde hay una parada de autobús; y calle del Mar, en el tramo comprendido entre la calle Principal y la calle de San Juan.

Para ampliar la zona de paso de los peatones se ha pintado una señalización horizontal, bien visible, ya que parte del problema es la estrechez de las aceras. 


Y para mejorar la visibilidad se han canjeado plazas de estacionamiento de turismos para estacionamientos de motocicletas. Las dimensiones menores de las motos permiten que tan peatones como conductores vean mejor el tráfico que hay en los cruces.

Es una antigua reivindicación vecinal. El concejal de Vía Pública del Ayuntamiento, Juanjo García, explicó que "estas son medidas fáciles de implantar y que significamos una mejora inmediata". García ha dicho también que "habrá otras medidas y por eso hemos encargado un plan de seguridad vial, que elabora el principal experto que hay en Cataluña y uno de los primeros de Europa".

Este plan abordará el incremento de atropellos, pero también el de accidentes de tráfico de todos los tipos. En 2016, hubo 82 con víctimas, la cifra más alta en una década.