domingo, 18 de marzo de 2018

Habrá un correcan en la zona de la Masia de la Font


Desde que se abrió el primer correcan en la calle Tajo (esq. Lluís Companys) se han ido tomando medidas para convertir a Calafell en un municipio amistoso con las mascotas (Pet Friendly). Se cambiaron las ordenanzas de 2009 que no permitían bajo ningún concepto el acceso de los perros a la playa y ahora, a partir del final de la temporada de baño en este mismo año, se permitirá el acceso a zonas reguladas de la playa, a pesar de la oposición de muchos vecinos y de los problemas que ha habido para compaginar el mantenimiento de la bandera azul con permitir el acceso de los perros a la playa.


Los contrarios a la presencia de perros en la arena también destacan el incivimo de algunos dueños y que si ya es difícil que se comporten en la calle, más complicado va a ser el control en la playa. 

Sin embargo el alcalde Ferré mantiene la intención de que Calafell sea de los municipios denominados Pet Friendly. Con ese nombre se conoce a localidades, pero también a los negocios como hoteles o restaurantes donde las mascotas son bienvenidas y cuentan con servicios. El ayuntamiento tiene previsto el estudio de una guía con locales que permitan el acceso de mascotas, algo que va en alza. En este sentido se pretende hablar con empresarios del turismo y el comercio para que permitan recibir a mascotas en sus locales como una manera de llegar a nuevos públicos.

Más correcan

En la línea de dar servicio a los perros, también se impulsará un nuevo recinto para que los animales puedan ir sueltos y que se suma al que ya hay en la calle Tajo. Estará ubicado en la zona de la Masia de la Font y se tendrán en cuenta tanto los aspectos positivos del de calle Tajo como algunas críticas (vallado, sombra) que se produjeron en el primer correcan.