martes, 1 de enero de 2019

SI, VULL PAGAR C32



La Coordinadora Calafell se fundó en 2012, como movimiento vecinal para defender la movilidad en el Baix Penedés en general y en Calafell en particular. Posteriormente, más asociaciones vecinales y entidades, además de algunos partidos políticos, se han ido uniendo y creando una plataforma mayor (Penedès-Garraf). En estos años han promovido protestas como marchas lentas, cortes de carretera, cortes de autopista, visitas al Parlament, reuniónes con Territori, más marchas lentas, más visitas....

Durante estos años, dos partidos se han desvinculado por completo de las acciones de la Coordinadora Calafell, Convergencia y Esquerra. Los primeros desde casi los inicios y ERC se desvinculó en un comunicado en 2017. Y ahora que se acercan las elecciones, resulta que desde Cunit y Calafell, miembros de uno y otro partido, viendo el revuelo que se ha formado con la subida de un 2,2% en las autopistas de la Generalitat, se rasgan las vestiduras y protestan. Anuncian reuniones, critican a la Generalitat. ¿Pero qué paripé es éste? Si sus propios partidos gobiernan en Catalunya.

EN 2016 tanto la Coordinadora como el blog y los medios de prensa de amplia difusión en el Baix Penedès (bueno, todos no, los pro-convergentes hasta se sonreían menospreciando las protestas porque, según su sesudo punto de vista, la euroviñeta iba a ser la solución a todos los males, barriendo para casa) advertían que esto iba para largo y que la viñeta no era factible a corto o medio plazo.

Y ¿qué ha ocurrido? pues que la comarca más pobre de Catalunya, la que tiene más paro, la que más trinchada está por diferentes vías de comunicaciones ¡es la que tiene los peajes más caros! y ni euroviñeta ni europuñeta. En la Generalitat ni se han molestado en presentar el estudio de impacto de los peajes, largamente prometido y nunca presentado. Pero llega un momento en que, al que le pique que se rasque, vamos a explicar algo que en su día no contamos:

RICARD FONT & JOSEP RULL

En una reunión con la Coordinadora Calafell, que la pidió EXPRESAMENTE con el Conseller Rull, éste pasó del tema y le pasó la patata caliente a Ricard Font, entonces secretari d’Infraestructures i Mobilitat, hasta que en julio de 2018, el Consell Executiu de la Generalitat decidió colocar a Ricard Font como presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya. Josep Rull está en prisión tras el conflicto con el procés, a la espera de juicio. 

Pues bien, ¿saben que dijo aquel día Ricard Font a la Coordinadora y a la Plataforma x la Mobilitat Penedès-Garraf cuando en la última reunión presionaron para que se dejaran de promesas de euroviñetas y liberaran el peaje de Cubelles? 

- Mireu, jo no tinc que aguantar això. Tinc un despatx (advocats) mes abaix i un dia estic aquí i un altre estaré allà, o un altre lloc. Y se quedó tan ancho. Es un "me la repampinfla" en toda regla. En su día no lo explicamos porque las publicaciones del blog salen del ámbito comarcal y, muchas veces, se ven reflejadas en prensa, y no querían conflicto sino que se les escuchara. Pues así les espetó semejante estupidez el tal Font, ahora, sí, colocado en otro sitio. Así que ni conseller ni secretari. ¿Vuelta a empezar?

Desde 2016 la Coordinadora explica que la euroviñeta era una promesa a muy largo plazo y que no querían hacer nada los políticos mientras tanto, que no fuera darnos la desagradable sorpresa de subir los peajes año tras año. Y así ha sido.

Otra plataforma, "NoVullPagar" apostó por la euroviñeta y por el momento, lo único que hay es una subida tras otra cada 1 de enero. Sin más explicaciones. Ahora también se quejan.

Y los dos partidos, CiU (o PdeCat) y ERC, ahora también dicen "això no pot ser!". Pues han tenido tiempo de sobra para que "sí pudiera ser" pero se han desvinculado, no han participado en las movilizaciones y ahora, a 5 meses de las elecciones municipales, a llorar.

Si no se unen todos los partidos y no se hacen movilizaciones potentes, seguiremos un año y otro escuchando como nos venden caramelitos y humo, mucho humo. Y teniendo que elegir entre pagar cada vez más o aguantar los monumentales atascos de la C31 (carretera Costes del Garraf) y que el turismo decida no venir porque les sale mucho más barato irse a otras zonas, donde no tengan que dejarse 22 euros en peajes para ir y venir de Barcelona a Vendrell, Calafell, Cunit...