martes, 8 de junio de 2010

Primer Taller de cocina con flores para niños





Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a traves de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,

pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos

como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinacion
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
(kahglil Gibran)

Cuando una idea como este taller se concibe, a partir del amor por los niños, a partir del amor por las flores, a partir de la cooperación, del amor por la naturaleza y del entusiasmo por lo que haces, sólo puede reclutar buena gente.

Gracias Emilio (Bar Coral), Sandra, Cintia y todos los que habéis ayudado. Gracias Mary del Restaurante New Segur, Jose del Restaurante Priorat de Banyeres, David del restaurante Vell Papiol y Jordi del restaurante Lo Mam.
De cocina llevais tiempo demostrando que sois auténticos profesionales, pero hoy habéis demostrado además vuestra calidad humana. Más de 30 niños han disfrutado y han aprendido con vosotros durante más de 2 horas y el tiempo no ha existido para ellos. Sus caras lo dicen todo.
A la hospitalidad de la familia Guillem, que nos ha recibido en "su casa", la pensió Lleida. A todos los que habéis colaborado de una manera u otra, gracias.

Hoy hemos vivido una experiencia única, porque cuando disfrutas con tu trabajo, como lo hacen Jordi, Cintia, Jose, David y Mary, cuando "se da a luz" a una idea pensada única y exclusivamente para los niños y ves como se mezcla el arte culinario con las flores, el juego, la pedagogía, la ilusión, la colaboración desinteresada y se crea un ambiente como el que hoy hemos vivido, simplemente queda dar las gracias y decir un "hasta la próxima", porque se harán más, de eso podéis estar seguros.

Y como no hay nada mejor que las imágenes para explicarlo, sobran más palabras.

Hay más, muchas más, pero aquí queda una muestra de la jornada vivida hoy.
Sólo despedirme con un fragmento de J.Selgas en "luces y sombras":
Dos cosas serían capaces de entretenerme toda mi vida: ver correr el agua y ver jugar a los niños.
.........................¡Hasta la próxima!..........