miércoles, 11 de julio de 2012

Los números del cuento chino del carril bici

Nos han comentado que de dónde hemos sacado que el coste de no hacer nada en el no-carril bici pudiera ascender a más de 50.000 euros.

Pues bien, en aras de esa transparencia de la que tanto se habla en el ayuntamiento pero no se practica, aquí tienen ustedes todos los proyectos barajados en la mesa de trabajo y los costes.

Como verán, no hacer nada (projecte 4, no cal fer obra, només senyalització vertical) se presupuestó en 53.500 euros. O bien alguien tiene un amigo que fabrica señales y anda cortito de pasta o se les fue la olla, pero nosotros no mentimos. Que luego digan que sólo ha costado 2.000 euros tener un paseo marítimo de "conveniencia i unió" es mentira. Sumen el coste de los policías de 10 a 19 y luego la realidad, que como ya se ha explicado es que la broma de no tener nada, porque no tenemos nada, sólo lo mismo que había antes de abril de 2011 pero ahora con unas señales, ha salido por unos 400.000 euros (entre unos y otros) y nos lo quieren vender como un éxito propio y como un triunfo de participación ciudadana.

A ver, para empezar el regidor de comunicación y participación ciudadana es un inútil. No hay nada peor que hacer una chapuza y encima tratar de justificarla y venderla como un éxito. Diez personas no es una participación ciudadana. Esto de aquí explica claramente la mentira y el esperpento de participación que han hecho. En febrero de 2012 lo advertimos en esta entrada y se ha hecho realidad.

No se ha apostado por un proyecto con cara y ojos, por algo serio, por un verdadero carril bici. Se ha apostado por no hacer nada y venderlo como la panacea. ¿Recuerdan el cuento del rey desnudo de Andersen? quisieron hacer creer al rey que tenía un traje invisible cuando la verdad es que iba en pelotas. La moraleja es que no por el hecho de que una mentira sea aceptada por muchos tiene que ser cierta.
Y, como siempre, aquí tienen la documentación que aportamos para corroborar nuestras afirmaciones sobre los costes barajados. Saquen sus propias conclusiones.