sábado, 29 de septiembre de 2012

NO ME CREO NADA


Ayer estuve tomando imágenes de una protesta ciudadana silenciosa, durante el pregón de la fiesta mayor, reclamando que se cumpla lo que dijo un alcalde inútil, como los 4 últimos que ha tenido Calafell desde hace lustros. Que haya un paso soterrado antes de final de año, que en 2012 esté construído.


El alcalde ni siquiera atendió la petición de un minuto de silencio pedido por la AAVV San Miguel por una señora, vecina de Segur, atropellada por el tren en el lugar donde ya debería existir ese paso. También trató de estúpidos a los vecinos diciendo que estaban manipulados ¡lo mismo, igual que el anterior alcalde! "si tuviera que hacer un minuto de silencio por todos los que se mueren en Calafell estamos apañados", "yo os prometo que estamos trabajando en ello y que...".

Sin embargo, y esto es lo que hace que pase de políticos y de su manera de ver las cosas, ayer escuché y grabé, y grabaron, frases lamentables. De boca de un alcalde que en lugar de acercarse al lugar del accidente, hablar con los vecinos, interesarse por el tema, resulta que está más preocupado de salir bien en el pregón y de que le rían las gracias.

Ayer se repartieron unas cartulinas negras "pasos ya, passos ja". De CIU 3 o 4 las cogieron, no así el alcalde, que la rechazó con cara de mala leche. Del PP, ninguno de los seres de luz amor y paz la cogió, es más, la carinyu la tiró al suelo con mala baba. Del PSC sólo el portavoz la cogió, mención especial a la esposa de Bonilla, a la cual no trago desde hace años por fachorra, que como asistió al acto en representación "de", pues le toca recibir también. En lugar de no cogerlas se les tendría que caer la cara de vergüenza a todos por ser una banda de inútiles que no han tenido ni cojones ni ganas de que haya un paso soterrado de una vez. ¿pancartas, un minuto de silencio? ¿lo qué? uy, no.

El protocolo ¿prima incluso por encima de un accidente mortal? parece que el respeto por el ciudadano y el valor del voto, que es un acto de confianza, sólo tienen un alto precio cuando se acercan las elecciones.

Y eso, con todos los políticos. Todos están preocupados sólo de una cosa, que su partido gane las elecciones. Algunos porque no tienen nada más a que aferrarse, que ni para vivienda les llega aunque vayan diciendo que en la privada ganarían 3 veces más. Otra porque no sabe hacer nada más, la sacaron de una gestoría y desde entonces vive de la política y de putear hasta a sus propios compañeros. El alcalde porque le horroriza siquiera pensar que tenga que volver a la enseñanza, regidor, alcalde, diputado y regidor, alcalde... otro porque con la obra va a ser que no, otro que en vez de retirarse y dejar paso a la juventud sigue ahí enganchado a que le hagan la rosca los más necesitados, algunos más porque no saben hacer la O con un canuto y la política engancha por dinero y sobre todo por puro poder, por figurar, porque el ser humano es así de patético, el interés general sólo es aquello de lo que se habla pero luego prima el interés personal.

CIU, PP, PSC, UAM... o PPPSOE... Upyd... a nivel nacional como a nivel municipal, da igual. En el fondo todo es lo mismo. Incluso las asociaciones vecinales corren el riesgo de ser absorbidas por los partidos, para captar más votos, no para escuchar sus reivindicaciones. 

La política lo pervierte todo. Es el arte del culo: todo el mundo preocupado por su culo, todo el mundo poniendo el culo, todo el mundo salvando el culo, todo el mundo dando por el culo, todo el mundo lamiendo culos... El modelo de política actual está caduco. Como digo, se han preocupado todos de que su partido ganase las elecciones mientras el país, la comunidad autónoma o el municipio se iban al desastre. A esta gente hay que darles caña, todos los días, siempre.

Quítate tú que me pongo yo. Haz lo que yo diga pero no lo que yo haga. Y tú más. Pues si sacas mi mierda a la luz yo saco la tuya. Ayer te escupía pero dame la mano porque juntos tendremos el poder. Un sobre por aquí, un maletín por allí. Comisiones para mis amiguetes. Comisiones de mis amiguetes. Calafell, tot l'any.

Y mientras, los ciudadanos saliendo a la calle. Y no se les hace ni puto caso. Un día la olla de ciudadano cocido explotará y ellos seguirán intentando sacar tajada y votos de los restos enganchados por las paredes.

Por eso no me creo nada. Por eso el ciudadano ya no se cree nada.