jueves, 8 de noviembre de 2012

Asaltan el Mercadona de Cubelles


Mercadona sufre un nuevo asalto: roban comida para los pobres en un supermercado de Barcelona


Un grupo de 14 'indignados' ha entrado este jueves en un supermercado de la cadena Mercadona situado en la calle Pau Claris de la localidad de Cubelles (Barcelona) y se ha llevado sin pagar un carro con alimentos de primera necesidad por valor de 120 euros para repartirlos posteriormente entre familias sin recursos.

El grupo ha irrumpido en el comercio en torno a las 11 horas, ha empezado a llenar un carro de productos y, a continuación, se ha negado a pagar la cuenta al pasar por caja. Esta nueva emulación de la acción del alcalde de Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo, ha acabado sin incidentes ni detenidos.

Además de las 14 personas que han entrado en el establecimiento, otras 25 esperaban en el exterior junto a un abogado de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Después de que desde el establecimiento se diera el aviso a los Mossos d’Esquadra, los agentes han identificado al letrado sin que hayan considerado necesario efectuar ninguna detención.

“Es una acción en protesta por una crisis económica que están pagando los que menos lo merecen, es decir, los más desfavorecidos, miles de personas que se están quedando sin casa y que pasan hambre”, ha explicado a ELMUNDO.es una portavoz del grupo, quien ha indicado que la acción de Cubelles, dirigida también a “despertar conciencias en la sociedad”, no está vinculada a la PAH, ya que ha sido protagonizada por un grupo de “ciudadanos indignados”.

La misma portavoz ha asegurado que “en un principio, sabemos que Mercadona no tiene previsto denunciar la acción”. Ha añadido que “de aquí a unos días se celebrará un juicio de faltas”, puesto que el valor de los productos robados no supera la cantidad de 400 euros.

A diferencia de la acción de una veintena de miembros de la PAH llevada a cabo hace dos meses en un supermercado de la cadena DiA en Vilafranca del Penedès (Barcelona), en esta ocasión los activistas no acompañaban a la persona destinataria de los productos de primera necesidad, sino que han irrumpido en el establecimiento en solitario.

Según esta plataforma, las familias a las que ahora van a entregar los productos de primera necesidad sustraídos del supermercado no pueden hacer frente a la mayoría de gastos domésticos, ya que no tienen ningún tipo de ingreso que les permita garantizar la correcta alimentación de sus hijos.