domingo, 25 de noviembre de 2012

Y la luz... ¡¡¡ dejó de fluir en Segur !!!

Salgo a votar. 
Mira que estaba bien con mi siesta, pero la CUP bien merece que me levante. Alonso va cuarto y Vettel sexto así que, como no llueva, ya está todo el pescao vendío. Pues nada, a votar.

Y venga, va, cap al Pavellò Jaume Vilamajó, donde lo último destacable que ocurrió fue la visita de la infausta Esperanza Aguirre.



Tal como llego al pabellón, veo que los cristales de arriba dejan de emitir la luz interior. Uy... ¿habrá dejado de fluir la luz? ¡que alguien llame a una chamana! (o a un electricista).

Entro, veo mucha gente en la entrada, mirando el cuadro eléctrico (ya saben, lo que hace que fluya la luz que cada día está más cara) y unos abueletes en la entrada a la sala de las votaciones, ahí parados (ya está, la jodimos, con la independencia han cortado la luz, ahora sonarán las alarmas antiaéreas y oiremos el silbido de las bombas).

Tal como me ha pedido Macintosh, primero miro a ver si quedan rastros de energía oscura tras la visita de la condesa funcionaria. Pues no, no huele a Darth Vader ni a azufre, es que de veras ¡se ha ido la luz!.

Paso. Linternas... votando con la luz de linternas... 5 minutos... 10 minutos... 15 minutos... se paran las votaciones... veo por allí a uno del PPc, destacado miembro del partido que es más papista que el papa, y pienso que tal vez si lo cuelgan del techo dé luz porque puede que se haya contagiado del fluir lumínico peperil calafellenc que quiere iluminarnos a todos. Pero no digo nada, no sea que me acusen a mí de algo malo. Además, bastante preocupados están los peperos, que han traído papeletas malas... de Barcelona, por lo que me cuentan. Si es que les tira tanto la Camacho !!!.... ntchs

Oigo a uno de conveniencia diciendo "ja està aquí el de La Negra!", pero con mal rollo encima, angelico. Pues te la envainas, porque bien que reían los cunvashens con la Negra hace menos de 2 años.

Y entonces llegan Los Mossos... de patrulla... han entrado al verlo todo a oscuras. Ya no hay votaciones y se habla de pararlo todo porque aquello está como la boca del lobo.

Y ¡zas! al fín la luz vuelve a fluir. Suspiros, aleluyas, menosmales y a ver si no vuelve a pasar.

Quién me lo iba a decir. Ir a votar y no poder hacerlo porque la luz no fluye.

Al final sí, voto y me voy con una sonrisa al ver cómo me miran algunos. No, no he sido yo, pero ya les gustaría.



;-)

Más, AQUI